Receta de tartiflette. Patatas gratinadas con queso y bacon. Cocina francesa

 

Cómo hacer tartiflette, un plato de patatas gratinadas con queso y bacon típico de la región francesa de Saboya. Receta fácil paso a paso.

Tartiflette. Patatas gratinadas con queso y bacon.

La tartiflette es un plato relativamente joven que se ideó en los años 80 con la finalidad de promocionar el queso reblochon. Se trata de la versión moderna de un plato antiguo llamado “péla” elaborado casi con los mismos ingredientes. Rápidamente, la tartiflette, se hizo muy popular por toda Francia, sobre todo asociada al esquí en los Alples. Actualmente se considera uno de los platos emblema de la cocina de Saboya, de donde es originario el queso con el que se elabora y que también tiene historia. El nombre del queso reblochon significa “volver a ordeñar la vaca“, que eran lo que hacían los campesinos a escondidas por la noche en el siglo XVI, para así poder disponer de un poco de leche a espaldas del dueño de las vacas.  Podéis, cómo no, leer con más detalle la historia de la tartiflette y del queso reblochon en la wikipedia.

Cómo hacer tartiflette (patatas gratinadas con queso y bacon)

Para mi, la tartiflette se ha convertido en uno de los grandes platos para reponer fuerzas después de pasar el día esquiando por los Alpes. Acompañada con una ensalada verde no necesita nada más. Su elaboración consta de 3 fases. La cocción de las patatas, sofreír la cebolla y dorar la panceta y, por último el horneado.

Reblochon (el queso que se utiliza para hacer tartiflette)

Aquí está la receta:

Tartiflette. Patatas gratinadas con queso y bacon.
Imprimir

Receta de tartiflette. Patatas gratinadas con queso y bacon. Cocina francesa

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 1 kg de patatas para hornear, bien lavadas, opcionalmente con piel y cortadas en rodajas de 1 cm de grosor
  • 200 g de panceta ahumada, cortada en tiras
  • 500 g de queso reblochon (u otro queso que funda bien)
  • 1 o 2 cebollas grande, pelada y cortada en juliana
  • 200 ml de crème fraîche (o nata líquida)
  • 1 chorrito de vino blanco seco (opcional)
  • 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra molida


Elaboración

  1. En una olla grande, meter las patatas cortadas y cubrirlas con agua fría. Añadir una cucharada de sal.
  2. Poner la olla al fuego y cocer las patatas hasta que estén tiernas. Las patatas estarán en su punto cuando al pinchar con un cuchillo la punta del mismo entra sin mucho esfuerzo y al retirarla la patata se resbala sola.
  3. Cuando las patatas estén cocidas, escurrir y reservar.
  4. En una sartén, calentar el aceite de oliva a fuego medio y sofreír las cebollas hasta que estén tiernas. Reservar.
  5. En la misma sartén, dorar ahora la panceta sin aceite, pues será suficiente con la grasa que suelte la propia panceta.
  6. Cuando esté dorada, vuelve a añadir la cebolla a la sartén, salpimentar y añadir un chorrito de vino blanco. Remover bien y dejar que el alcohol se evapore por un par de minutos. Reservar.
  7. Precalentar el horno a 180 ºC
  8. En una fuente apta para horno, untar la base con un poco de crème fraîche y colocar una capa de patatas. Salar ligeramente y espolvorear con un poco de pimienta.
  9. Repartir encima de las patatas la mitad de la panceta con cebolla y la mitad de la crème fraîche.
  10. Colocar otra capa de patatas, dejando huecos. Salpimentar y después formar una última capa con el resto de la mezcla de panceta y cebolla y la crème frâiche.
  11. Raspar con un cuchillo la corteza del queso reblochon para eliminar la parte blanca y quitarle la etiqueta de parafina roja o verde que lleva pegada a la corteza.
  12. Partir el queso por la mitad a lo largo y cubrir bien toda la superficie con el queso con la corteza hacia arriba. El queso fundirá y se colará entre los huecos de las patatas.
    Montaje de la tartiflette
  13. Hornear una media hora hasta que la superficie empiece a dorarse. Al final, si se necesita, se puede poner el horno en posición grill un par de minutos.
  14. Y ya está. Dejar reposar unos minutos y servir. ¡Buen provecho!


Sugerencias, trucos y consejos

  • La tartiflette se puede comerlo sola o acompañarla de una ensalada verde. Muchas veces se suele servir con un poco de charcutería. Para beber, vino blanco seco.
  • Las patatas también se pueden cortar en cubos de 1 cm de lado.
  • Puedes hacer también la tartiflette sin cebolla o sin panceta o sin ninguna de las dos.
  • No te pases con la sal. El queso y la panceta ya están salados.
  • Como seguro que el queso reblochon es difícil de encontrar en España, aunque yo lo he visto disponible en grandes superficies, puedes hacer la tartiflette con un queso que funda bien. El que más te guste. No obstante, en Francia, si no lleva queso reblochon no está permitido llamar al plato tartiflette.
  • En el blog encontrarás más recetas típicas de los Alpes para después de un día de esquí. Prueba las salchichas de saboya al vino blanco o mi versión de la tartiflette con chorizo.

 

Tartiflette horneada

Ahora ya sabes cómo hacer tartiflette

¿Qué te ha parecido la receta? Espero que te animes a probarla. Ya sabes que puedes dejarme un comentario más abajo con tu opinión o con cualquier duda que tengas y, si te ha gustado, no dudes en compartirla en las redes sociales.

¡Hasta la próxima receta!

Fotos: pierpeter, marlenedd, Marc Delhaye

 
 

Te puede interesar...

Deja un comentario

Notificación de

Joder que pintaca tiene la foto. ¡Esto no se hace a estas horas, que hay hambraza :-D!

Conocía el queso reblochon, pero no el tartiflette, me encanta aprender cosas nuevas de la gastronomía :).
Sin duda un plato contundente estupendo para reponerse después de quemar muchas calorías!

Un abrazo

que buen plato y que bien explicadito!!

Se puede hacer con algo que no sea panceta?
tiene una pinta icreible:)

[…] reponer fuerzas al llegar a casa regalándose con una cena contundente de esas de invierno como una tartiflette, una fondue, un berthoud… o el plato de esta entrada: diots al vino con gratinado de crozets. […]

Aurora

Me encantan las patatas gratinadas. yo hoy las he sugerido para acompañar unas costillas con miel. http://quehaydecomida-recetas.blogspot.com.es/2014/04/costillas-la-miel.html

[…] que lo que vimos allí no se parece mucho a lo visto en otras webs como Estoy hecho un cocinillas (visítenlo si quieren verlo […]

[…] te ha gustado la receta, puedes probar la versión cásica de la tartiflette que encontrarás siguiendo el enlace. Si quieres otra pequeña variación de un plato tradicional […]

wpDiscuz