Estoy hecho un Cocinillas
http://estoyhechouncocinillas.com

ravioles du Dauphiné

Receta de ravioles du Dauphiné (mini ravioli rellenos de queso fresco, comté y perejil)

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

    Para la pasta:
    • 500 g de harina (normal o harina fina de Romans) y un poco más para enharinar.
    • 250 ml de agua templada
    • 1 huevo
    • 2 claras de huevo
    • 2 cucharadas de aceite de nuez (o aceite de oliva)
    • 1/2 cucharadita de sal
    Para el relleno:
    • 200 g de queso compté, rallado
    • 4 yemas de huevo
    • 50-100 g de hojas de perejil picado (al gusto)
    • 150 g de queso fresco batido (sin sal)
    • 50 g de mantequilla
    Para la cocción:
    • 1 l de caldo de pollo
    Para servir:
    • Crème fraîche
    • Emmental rallado

    Utensilio recomendado: una bandeja para mini ravioli o raviolini.

    Elaboración

    1. En un gran bol, añadir el harina y hacer un volcán.
    2. Añadir todos los ingredientes líquidos en el centro del volcán y la sal.
    3. Remover poco a poco con un tenedor hasta que se compacte.
    4. Amasar en una superficie enharinada, hasta que se obtenga una masa bien lisa y flexible.
    5. Dejar reposar la masa envuelta en film plástico.
    6. Derretir la mantequilla en una sarten y saltear en ella el perejil picado a fuego medio.
    7. En otro bol grande, mezclar bien el queso fresco con las yemas de huevo.
    8. Añadir el perejil y el queso compté y mezclar bien hasta que quede homogéneo.
    9. Estirar la masa hasta que tenga 2 mm de espesor.
    10. Cortar la masa en tiras del tamaño de la bandeja para mini ravioli.
    11. Montar los mini ravioli:
      1. Poner una lámina de masa en la bandeja y hacer los agujeros.
      2. Rellenar con la mezcla de queso y perejil cada agujero.
      3. Pegar por encima otra lámina de masa.
      4. Pasar el rodillo para cortar los ravioli y retirar los bordes.
      5. Cortar una lámina de papel de hornear del mismo tamaño que la baneja.
      6. Poner la lámina de papel encima, darle la vuelta y retirar a la bandeja.
      7. Se pueden apilar con cuidado las diferentes láminas de ravioles ya hechos.
    12. Meter en el congelador los ravioles hasta que se endurezca la masa (de media a una hora).
    13. Llevar a ebullición el caldo de pollo en una olla grande.
    14. Separar los ravioles.
    15. Hervir  la mitad de los ravioles a ebullición suave durante un minuto o minuto y medio.
    16. En un bol, poner un plato pequeño dado la vuelta. Esto servirá para escurrir los ravioli. Nunca usar un colador pues los estropearía.
    17. Sacarlos de la olla cuidadosamente con una espumadera y ponerlos en el bol con el plato para que escurran.
    18. Hervir y escurrir la otra mitad de los ravioli.
    19. Servir enseguida con un poco de crème fraîche y emmental rallado al gusto.

    Sugerencias, trucos y consejos

    • Se pueden preparar con antelación, congelarlos y justo antes de servir, cocerlos en el caldo.
    • Puedes hacer los ravioli a mano, cortándolos de 1 cm x 1 cm, con una rueda dentada, poniendo primero el papel de hornear.

    Fuentes: La raviole du Dauphiné, Wikipedia la-recette-de-cuisine.com