Receta de berenjenas con salmorejo

 
berenjenas con salmorejo

Las berenjenas con salmorejo es un delicioso plato que se sirve como tapa en verano. Cogemos una rodaja de berenjena, la mojamos en el salmorejo, o la untamos con una cucharilla y nos la comemos. La mezcla es genial. Recuerdo que el primer verano que volví a Madrid después de venirme a vivir a Grenoble fui con los amigos a tomar unas tapas a un restaurante nuevo. ¿Sabes de esas veces que miras la carta y enseguida sabes lo que quieres pedir? O mejor dicho… lo que “necesitas” pedir. Eso mismo me pasó a mi aquel día con las berenjenas con salmorejo. Y de verdad que el capricho repentino no fue una decepción, estaban buenísimas.

¿Quieres saber cómo preparar berenjenas con salmorejo? Aquí está la receta:

berenjenas con salmorejo
Imprimir

Receta de berenjenas con salmorejo

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 1 berenjena
  • 1 huevo
  • Pan rallado
  • 1 cerveza
  • Sal
Para el salmorejo:
  • 250 g de tomates maduros
  • 1/4 de diente de ajo
  • 30 g de pan del da anterior, sin mucha corteza
  • 25 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Tacos de jamón serrano
  • Sal

Elaboración

  1. Prepara el salmorejo:
    1. Lava los tomates, quítales el tallo y córtalos en cuartos. Tritúralos con la batidora y tamízalos a través de un colador fino.
    2. Corta le pan en trozos y maceralo con el tomate unos 10 minutos.
    3. Tritura el tomate junto con el ajo y el pan en la batidora.
    4. Añade el aceite y mezcla bien de nuevo con la batidora.
    5. Reserva en la nevera.
  2. Lava la berenjena y quítale el tallo. Córtala en rodajas de medio centímetro de espesor.
  3. Sala las rodajas y déjalas reposar sobre un colador durante una media hora. Este paso ayuda a que las berenjenas pierdan su sabor amargo.
  4. Ahora, enjuaga las rodajas que habrán soltado agua, y maceralas en la cerveza por otra media hora. Este paso ayuda a que las berenjenas no absorban demasiado aceite durante la fritura.
  5. Dispón dos platos, uno con el huevo bien batido y otro con el pan rallado.
  6. Una vez maceradas las berenjenas, escúrrelas bien y sécalas con un paño de cocina limpio o papel absorbente. Luego, baña primero cada rodaja en huevo batido y después empánala.
  7. En una sartén grande a fuego medio-fuerte, calienta un dedo de aceite de oliva.
  8. Cuando el aceite esté caliente, fríe las rodajas de berenjena hasta que estén doradas por ambos lados.
  9. Déjalas reposar sobre papel absorbente unos minutos.
  10. Sírvelas con el salmorejo servido al lado.
  11. Y ya está. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • Puedes ver una receta más detallada para preparar salmorejo siguiendo el enlace.
  • No eches muchas berenjenas a la vez en la sartén. Mejor hacerlo por tantas para no enfriar el aceite. Si el aceite se enfría, la berenjena tardará en freírse, tardará en freírse y además quedará blanda.
  • En lugar de rodajas, puedes preparar las berenjenas en bastones como en la receta de berenjenas con miel de caña y/o freírlas sólo con un poco de harina y/o huevo.
  • Debes batir bien el huevo, hasta que no haya trazas de clara.

 
Clasificado en: aperitivos receta Verduras

 
 

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
 
 
 
OVH