Estoy hecho un Cocinillas
http://estoyhechouncocinillas.com

Pimientos verdes fritos

Receta de pimientos verdes fritos. Cómo freír pimientos

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 8 pimientos verdes, de la variedad italianos o Guernika
  • Aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo (opcional)
  • Sal

Elaboración

  1. Lava los pimientos verdes bajo el grifo de agua fría y sécalos concienzudamente.
  2. Quítales el tallo y córtalos por la mitad a lo largo.
  3. Retira todas las pepitas así como también las tiras blancas que pudieran tener en el interior.
  4. Calienta el aceite de oliva en una sartén a fuego medio-bajo.
  5. Dale un golpe a cada diente de ajo con la parte plana de la lámina de un gran cuchillo y quítales la piel. Añádelos a la sartén.
  6. Cuando el aceite empiece a estar caliente incorpora los pimientos.
  7. Fríelos a fuego medio-bajo hasta que empiecen a dorarse ligeramente y queden tiernos y cremosos. Cuidado de no quemarlos.
  8. Sácalos del aceite con unas pinzas.
  9. Puedes pelarlos ahora o servirlos en el plato con la piel. Yo suelo dejarlos con piel y que cada uno decida.
  10. Y ya está. Sírvelos aún calientes y pon en la mesa un salero para que cada comensal los sazone a su gusto. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • Es importante secar bien los pimientos antes de meterlos en el aceite.
  • Los dientes de ajo son opcionales. Si durante la fritura se empiezan a dorar demasiado, retíralos sin pensártelo dos veces.
  • Los pimientos verdes fritos son perfectos para comértelos como pincho sobre una buena rebanada de tu pan preferido, para acompañar carnes, como un buen chuletón, unas migas extremeñas, una tortilla de patatas o como ingredientes de ensaladas y, como no, para servirlos con patatas fritas y huevos fritos.
  • Puedes freír de manera similar unos pimientos del Padrón. En este caso no es necesario quitarles el tallo ni cortarlos por la mitad. Simplemente fríelos enteros.
  • Si dispones de demasiados pimientos siempre puedes freírlos una buena cantidad y, como en el caso del tomate frito casero, meterlos en conserva. Para ello:
    1. Hazte con unos botes de cristal que puedas cerrar firmemente.
    2. Rellénalos de los pimientos y el aceite de la fritura aún caliente y ciérralos enseguida bien hasta arriba.
    3. Colócalos boca abajo para hacer el vacío y comprobar a su vez que se han sellado herméticamente.