Receta de panna cotta de vainilla con miel de castaño

 

Cómo preparar una panna cotta de vainilla con miel de castaño. Receta fácil paso a paso. Un toque de esta miel tan deliciosa para el clásico postre italiano

Panna cotta de vainilla con miel de castaño

Este verano he visitado el parque nacional de Cevennes, que tiene una parte dentro del departamento francés de la de la Ardecha. Y de allí viene una de las mejores variedades de castañas en Francia. En verano aún no es época de castañas, aunque se podían encontrar las bolas con pinchos verdes decorando por todos lados. Allí me compré un bote de miel de castaño, un paquete de harina de castañas y un gran bote de castañas en conserva. Los dos últimos aún no los he utilizado, pero la miel la utilicé para acompañar una riquísima panna cotta de vainilla con miel de castaño y, como dicen por aquí… Qu’est-ce que c’est bon !.

¿Quieres saber cómo preparar una panna cotta de vainilla con miel de castaño? Aquí está la receta:

Panna cotta de vainilla con miel de castaño
Imprimir

Receta de panna cotta de vainilla con miel de castaño

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 400 ml de nata para montar
  • 20 g de azúcar
  • 2 hojas de gelatina neutra
  • 1 vaina de vainilla
  • 4 cucharadas de miel de castaño

Elaboración

  1. Para hacer una panna cotta a la vainilla, lo primero de todo, corta la vaina de vainilla por la mitad y rasca con cuidado las semillas con la punta de un cuchillo pequeño.
  2. En un cazo a fuego medio, calienta la nata junto con la vaina de vainilla y todas las semillas, durante unos 10 minutos, sin dejar de remover y sin que llegue a hervir.
  3. Pon a remojar en agua fría las hojas de gelatina por unos 5 ó 6 minutos.
  4. Retira la nata del fuego y saca la vaina de vainilla. Mézclala con el azúcar.
  5. Escurre bien la gelatina, e incorpórala a la nata. Remover bien, pero sin hacer espuma, para integrar bien la gelatina.
  6. Reparte la panna cotta en moldes para flan o en vasitos.
  7. Déjala templar y después métela a reposar en el frigorífico un mínimo de 4 horas.
  8. Y ya está. En el momento de servir, añade una cucharada de miel de castaño. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • Para hacer una versión más ligera de la panna cotta, puedes substituir la mitad de la nata para montar por leche entera. En este caso, debes también añadir una hoja de gelatina más.
  • Puedes acelerar el proceso de reposo de la panna cotta metiéndola en el congelador.
  • Lleva el bote de miel a la mesa para poder servirte más, si lo deseas.
  • La panna cotta se puede servir en vasitos individuales, o desmoldar.  Para desmoldarla, sepárala de los bordes con un cuchillo pequeño.
  • Si no te gusta la miel, siempre puedes acompañar la panna cotta con frutos rojos.

 
 
 

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
 
 
 
OVH