Receta de callos con garbanzos

 

Cómo preparar callos con garbanzos. Receta fácil paso a paso. Con un toque picante que deja un regustillo rico. ¡Anímate a probarlos! ¡Están de muerte!

Cómo hacer callos con garbanzos

Esta receta describe cómo preparar fácilmente un guiso de callos con garbanzos paso a paso, con un toque picante que deja un regustillo rico. Este es sin duda el guiso con garbanzos que más me gusta. Un buen plato de cuchara, algo contundente, eso sí, pero muy sabroso, que se puede tomar como plato principal acompañado de un buen vino tinto o como tapa acompañado con una cerveza, siempre con un poco de pan para mojar. ¡Huy que rico!

¿Quieres saber cómo hacer callos con garbanzos caseros?

La elaboración de este plato no tiene mucha complicación. Lo más importante es no olvidarse de poner en remojo los garbanzos y, también, darle un primer hervor a los callos solos. El resto consiste en cocer todo junto en la olla y le vamos a poner un sofrito con un toque picante que le queda muy bien.

Callos Lavados y listos para cocer (flickr.com)

Callos Lavados y listos para cocer (flickr.com)

Aquí está la receta:

Cómo hacer callos con garbanzos
Imprimir

Receta de callos con garbanzos

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 300 g de callos de ternera, bien limpios y troceados
  • 250 g de garbanzos
  • 150 g de panceta (en 1 sólo trozo)
  • 1 trozo de hueso de jamón
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 pimienta de Cayena
  • 200 g de tomates (natural o en conserva)
  • 1 cebolla grande
  • 1 ó 2 hojas de laurel
  • Sal

Elaboración

  1. La noche anterior, pon los garbanzos en remojo en un bol cubiertos con agua fría, durante al menos unas 12 horas.
  2. Añade los callos en una olla grande y cúbrelos con agua fría. Lleva a ebullición a fuego fuerte.
  3. Pela y lava la cebolla. Córtala por la mitad y pícala finamente.
  4. Cuando el agua empiece a hervir déjalos unos 10 minutos. Cuélalos y deshecha el agua de cocción. Enjuaga la olla.
  5. Vuelve a meter los callos en la olla. Cúbrelos otra vez con agua fría junto con el laurel y la mitad de la cebolla picada.
  6. Pon la olla a calentar a fuego fuerte y cuando empiece a hervir, reduce a fuego medio. Retira la espuma varias veces durante la cocción.
  7. Cuando lleve cociendo una hora, escurre los garbanzos y añádelos.
  8. Por otro lado, calienta un par de cucharadas de aceite de oliva en una sartén.
  9. Pela y lava el diente de ajo. Pícalo finamente o machácalo.
  10. Cuando el aceite esté caliente, dora ligeramente el ajo e incorpora el resto de cebolla picada. Póchala a fuego medio-bajo durante unos 5 minutos.
  11. Machaca la pimienta de Cayena en un mortero.
  12. Lava los tomates y quítales el pedúnculo. Córtalos en trozos y tamízalos utilizando un pasa purés.
  13. Cuando la cebolla esté pochada, retira del fuego y añade la Cayena y la cucharadita de pimentón. Mezcla bien.
  14. Vuelve a llevar la sartén al fuego y añade el tomate triturado. Deja reducir a fuego medio-bajo unos 10 minutos.
  15. A los 10 minutos, añade el sofrito de tomate a la olla.
  16. Añade también el hueso de jamón, el chorizo, la morcilla y la panceta.
  17. Retira el chorizo y la morcilla a la media hora y resérvalos.
  18. Continúa la cocción con la olla medio tapada hasta que los garbanzos estén tiernos. Puede tardar un par de horas o más, dependiendo del tipo de garbanzo. Si lo consideras necesario, añade más agua durante la cocción.
  19. Cuando los garbanzos estén tiernos, retira la panceta, el laurel y el hueso de jamón.
  20. Ajusta de sal al gusto, con cuidado porque el hueso de jamón ya habrá salado un poco el guiso.
  21. Trocea la panceta, el chorizo y la morcilla y mételos en la olla de nuevo. Deja cocer unos minutos más.
  22. Y ya está. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • Puedes servir los callos con garbanzos enseguida o prepararlos con antelación, ya que admiten muy bien el recalentado a fuego bajo. También se puede congelar perfectamente.
  • Los garbanzos hay que añadirlos con el caldo hirviendo.
  • Si necesitas limpiar los callos, debes añadirle zumo de limón y un chorro de vinagre en un gran bol, llenarlo de agua fría, frotar los callos entre ellos y colar. Debes repetir todo el proceso unas 4 ó 5 veces hasta que el agua quede limpia.
  • Si utilizas callos en gelatina, debes calentarlos a fuego bajo hasta que la gelatina funda. Después retira todo el líquido y ya los puedes utilizar.
  • Combina los callos con garbanzos con el resto del menú ligero, para compensar el aporte calórico del plato.
  • En el blog encontrarás más recetas con garbanzos. Si quieres cambiar totalmente de registro, te recomiendo que pruebes los garbanzos con champiñones, un plato de cuchara muy rico a la vez que bastante ligero.

 
Clasificado en: Legumbres receta

Ahora ya sabes cómo hacer callos con garbanzos

¿Te ha gustado la receta? 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Espero que te animes y te prepares un buen plato de callos con garbanzos caseros. ¡Se me está haciendo la boca agua!

Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en Google+Pin it!

¡Hasta la próxima receta!

 
 

Te puede interesar...

Deja un comentario

Notificación de
Rosalia

Voy a probar a hacerlos, ya que no tengo a mi madre para darme las instrucciones. Ojalá salga bien. Lo voy a intentar acordándome de ella. Saludos

wpDiscuz