Receta de macarrones gratinados al horno

 

Cómo preparar macarrones gratinados al horno, con una buena capa de queso que está de muerte. Receta fácil paso a paso.

Esta entrada muestra cómo preparar un plato de macarrones gratinados con una buena capa de queso que está de muerte. Consiste simplemente en preparar unos macarrones con tomate a los que se les da un golpe de horno para gratinar el queso. El truco, no cocer del todo la pasta para que no se nos pase en el horno. El resto es coser y cantar. ¡Vamos allá!

Imprimir

Receta de macarrones gratinados al horno

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 400 g de macarrones
  • 1 kg de tomates maduros (u 800 g de tomate en conserva)
  • 200 g de queso emmental rallado
  • 2 cucharadas de creme fraîche (opcional)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 ó 2 hojas de laurel
  • 1 cucharada de sal gorda
  • Sal y pimienta

Elaboración

  1. Prepara la salsa de tomate frito:
    1. Trocea los tomates..
    2. Calienta 4 cucharadas de aceite de oliva en una sartén a fuego medio bajo.
    3. Sofríe los tomates, junto con la cucharadita de azúcar y las hojas de laurel durante unos 25 ó 30 minutos o hasta que hayan reducido.
    4. Tritura el tomate usando un pasa purés. Ajusta de sal y pimienta.
    5. En este momento puedes mezclarlo con un par de cucharadas de crême fraîche si lo deseas.
    6. Resérvalo.
  2. Cuece la pasta:
    1. En una gran olla, calienta 3 ó 4 litros de agua a fuego fuerte.
    2. Cuando el agua empiece a hervir, añade 1 cucharada colmada de sal gorda.
    3. Este es un buen momento para poner a precalentar el horno en posición grill.
    4. Una vez que el agua hierva de nuevo, añade los macarrones y cuécelos al punto al dente, 1 minuto menos que el tiempo indicado en el paquete.
  3. Gratina los macarrones:
    1. Vuelve a calentar el tomate frito si se ha quedado frío a fuego medio-alto.
    2. Mezcla los macarrones con el tomate frito y colócalos en una fuente para horno o platos individuales.
    3. Espolvorea generosamente de queso emmental rallado.
    4. Gratina los macarrones en el horno precalentado a media altura hasta que el queso esté dorado a tu gusto.
  4. Y ya está. Sírvelos enseguida. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • Si utilizas tomates en conserva, reducirlos junto con su líquido.
  • Añade otras especias a la salsa de tomate frito. Yo suelo utilizar muchas veces una ramita de tomillo, que queda muy bien.
  • Combina la salsa de tomate con unos tacos de jamón serrano, o dados de jamón cocino, trocitos de chorizo, lardones de panceta o bacon salteados, atún desmigado o salchichas.
  • Incluso puedes darle un toque picante con una pimienta de Cayena.
  • Puedes consultar una receta más detallada para preparar la salsa de tomate frito siguiendo el enlace. O te puedes atrever con un tomate frito con verduras.

 

Y a vosotros, ¿os gusta el queso gratinado? ¿Haríais estos macarrones al horno?

 
 

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *