Receta de fraisier. Postre francés con fresas y crema muselina

 

Cómo preparar el fraisier. Receta fácil paso a paso. Uno de los dulces más típicos de la pastelería francesa con fresas, con bizcocho y crema muselina.

Fraisier. Postre francés con fresas y crema muselina (corte)

El fraisier es uno de los dulces más típicos de la pastelería francesa a base de fresas. Su nombre viene de fresa (fraise) y, aparte de esta riquísima fruta, el postre lo componen dos placas de bizcocho, un relleno de crema muselina (crema pastelera con mantequilla) y una fina capa de pasta de almendras (mazapán sin hornear). Aunque éste último se puede sustituir por fondant. Se puede hacer redondo, cuadrado, en porciones individuales , en forma de gran tarta… Pero siempre hay que cuidar bien la presentación y formar esa fila de fresas tan bien colocaditas alrededor, que es lo que le caracteriza. Aunque parezca lo contrario, es muy fácil conseguir ese aspecto tan llamativo. Sobra decir que está buenísimo. ¿Te apetece regalarte con un fraisier? Aquí os dejo la receta. ¡Vamos a ello!

Fraisier. Postre francés con fresas y crema muselina (corte)
Imprimir

Receta de fraisier. Postre francés con fresas y crema muselina

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 8 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 500 g de fresas
  • Pasta de almendras o fondant, de color verde o rosa
Para la base de bizcocho:
  • 4 huevos
  • 100 g de harina
  • 100 g de azúcar
Para el relleno (crema muselina):
  • 4 yemas de huevo
  • 1 vaina de vainilla
  • 80 g de azúcar
  • 35 g de fécula de maíz
  • 150 g de mantequilla en pomada
  • 1 chorrito de kirsch (aguardiente de cerezas), opcional
Para el almíbar:
  • 4 cucharadas de mermelada de fresas
  • 100 ml de agua
Material:
  • 1 aro para tartas circular de 18 cm de diámetro o cuadrado de 15 cm de lado o su equivalente rectangular. También vale un molde con base desmontable.

Elaboración

  1. Lo primero de todo, preparar la crema pastelera con la que se hará la crema muselina.
    1. Cortar la vainilla por la mitad y raspar las semillas.
    2. Llevar a ebullición la leche con la mitad del azúcar, vaina de vainilla y las semillas.
    3. Batir las yemas de huevo con la otra mitad del azúcar hasta que adquieran un color amarillo pálido.
    4. Mezclar las yemas con la fécula de maíz.
    5. Colar la leche y mezclarla poco a poco con las yemas, sin dejar de remover.
    6. Volver a calentar a fuego medio-bajo hasta que la crema haya espesado bien.
    7. Transferir a un bol y cubrir con film plástico o pintar con mantequilla.
    8. Dejar enfriar.
  2. Luego preparar el bizcocho:
    1. Precalentar el horno a 175ºC.
    2. Batir los huevos con el azúcar hasta que hayan triplicado su volúmen.
    3. Tamizar la harina.
    4. Incorporar la harina a los huevos mezclando con una espátula, suavemente, con movimientos envolventes.
    5. Forrar una bandeja para horno con papel sulfurizado o engrasar y enharinar un molde para planchas de bizcocho.
    6. Verter la preparación en la bandeja o molde y dejar caer 2 o 3 veces sobre la encimera para eliminar las burbujas de aire.
    7. Hornear entre 8 o 10 minutos, hasta que el bizcocho tenga un color dorado y al pincharlo con un palillo en el centro éste sale seco.
    8. Dejar enfriar.
  3. Una vez fría la crema pastelera, batir bien para airearla.
  4. Incorporar en 3 o 4 veces la mantequilla en pomada y batiendo bien.
  5. Eventualmente perfumar la crema muselina con el kirsch o el licor elegido. Batir bien y reservar.
  6. Tamizar las cucharadas de mermelada para que adquieran una consistencia fina.
  7. Agregar el agua y llevar a ebullición. Dejar hervir 1 ó 2 minutos y reservar.
  8. Cortar el bizcocho en dos placas del mismo tamaño que el molde.
  9. Estirar la pasta de almendra o fondant en una superficie espolvoreada con azúcar glas hasta formar una lámina fina. Cortarla del mismo tamaño que el molde.
  10. Forrar las paredes del aro para tartas con pvc de pastelería o papel de hornear.
  11. Lavar las fresas y quitarles el pedúnculo. Cortarlas por la mitad a lo largo y seleccionar las más regulares para que formen el borde del fraisier.
  12. Colocar una de las placas de bizcocho en la base del aro para tartas y mojarla bien con el almíbar de fresa.
  13. Colocar las fresas alrededor del molde con la cara interior hacia afuera. Opcionalmente, la base de bizcocho se puede recortar un poco más para que no se vea (como en la foto).
  14. Cortar en trozos el resto de las fresas, dejando algunas para la decoración final.
  15. Rellenar con crema muselina hasta la mitad del molde, cubriendo bien los huecos entre las fresas.
  16. Luego, rellenar con los trozos de fresa restantes y terminar de cubrir con crema muselina. Reservar un par de cucharadas de crema.
  17. Empapar la otra placa de bizcocho con el almíbar de fresa y colocarla con el lado seco hacia arriba.
  18. Repartir una fina capa de crema por la superficie y pegar la pasta de almendras o fondant en la superficie.
  19. Guardar en el frigorífico al menos un par de horas.
  20. Y ya está. Justo antes de servir, desmoldar y decorar el fraisier con las fresas reservadas. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • El kirsch es opcional. Se puede no añadir o sustituir por un licor de fresas con o sin alcohol.
  • El almíbar de fresas se puede sustituir por almíbar de azúcar.
  • Se conserva un par de días en el frigorífico, aunque conviene consumir pronto ya que la crema pastelera va perdiendo sabor a medida que pasa el tiempo.
  • Si aún no tienes suficiente con las fresas, échale un ojo a la tarta de fresas a la francesa, las torrijas con fresas y sirope de arce o la sopa de fresas.

 

Fraisier. Postre francés con fresas y crema muselina (corte)

 
 

Te puede interesar...

Deja un comentario

Notificación de
wpDiscuz