Icono de RSSfollow us in feedly Icono de FacebookIcono de TwitterIcone de Google PlusInstagram Icono EmailIcono Pinterest

Receta de patatas bravas (de los bares de Madrid)

 

Cómo hacer patatas bravas. Receta fácil paso a paso. Una salsa picante con el color rojo del pimentón, de la manera que la sirven en los bares de Madrid.

Patatas bravas madrileñas

Esta entrada describe cómo preparar una ración de patatas bravas. Si bien, este plato es una de las tapas más extendidas por todo el país, la salsa brava cuenta con variaciones dependiendo de la región. Siempre acompañadas de una cerveza bien fría.

¿Quieres saber cómo hacer patatas bravas?

La versión que presento en esta receta lleva la salsa brava sin tomate, tal y como se puede degustar en muchos bares madrileños. Una salsa brava picante con el color rojizo que le da únicamente el pimentón. ¡Buenísimas!

salsa_brava

Aquí os dejo la receta. ¡Vamos a ello!

Patatas bravas madrileñas
Imprimir

Receta de patatas bravas (de los bares de Madrid)


Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 250 g de patatas para freír
  • Aceite de oliva para freír (o aceite de girasol)
  • Sal
Para la salsa brava (sin tomate):
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de harina
  • 200 ml caldo de pollo, (caldo de verduras o agua)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de pimentón picante
  • Sal

Elaboración

  1. Pelar los dientes de ajo y cortarlos en láminas
  2. En una sartén a fuego medio-bajo, calentar las 4 cucharadas de aceite de oliva.
  3. Cuando el aceite esté caliente, dorar ligeramente los ajos fileteados.
  4. Retirar del fuego. Añadir la cucharadita de pimentón picante y la cucharada de pimentón dulce. Darle unas vueltas para que el pimentón se empape bien del aceite.
  5. Incorporar ahora la harina y mezclar bien.
  6. Volver a calentar a fuego medio un par de minutos para que la harina pierda el sabor a crudo.
  7. Añadir el caldo y remover bien para que no se formen grumos.
  8. Sazonar al gusto y dejar reducir hasta que espese ligeramente.
  9. Triturar la salsa brava en la batidora y reservar.
  10. Pelar las patatas. Cortarlas en trozos del tamaño de un bocado.
  11. Lavar bien los trozos de patata en agua fría para que suelten el almidón. Escurrir.
  12. Calentar abundante aceite en una sartén a fuego medio, un cazo con fondo espeso o en la freidora a 150ºC.
  13. Secar bien los trozos de patata con un paño de cocina limpio o papel absorbente.
  14. Cuando el aceite esté caliente, freír las patatas unos 7 u 8 minutos o hasta que las patatas estén tiernas.
  15. Sacar las patatas y volver a calentar el aceite a fuego medio-alto o 170º.
  16. Volver a freír las patatas un par de minutos, hasta que estén doradas.
  17. Una vez doradas, sacarlas y dejarlas reposar un par de minutos sobre papel absorbente, para que pierdan el exceso de aceite.
  18. Salar las patatas ligeramente, colocarlas en el plato de servir y repartir la salsa brava por encima.
  19. Y ya está. Servir enseguida. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • Las patatas bravas se pueden servir con la cantidad de salsa al gusto de cada uno. Incluso, se puede presentar con la salsa aparte.
  • Variar la proporción de pimentón dulce y picante, según guste o no el picante. O potenciar también el picante con unas gotas de tabasco.
  • Una variante muy común de la salsa brava consiste en añadirle tomates a la salsa.
  • ¿Buscas más tapas? En el blog encontrarás cómo preparar gambas al ajillo, mejillones en escabeche caseros o las berenjenas con miel o con salmorejo

Print Friendly, PDF & Email
 
Clasificado en: aperitivos Patatas receta

Ahora ya sabes cómo preparar unas patatas bravas.

¡Hasta la próxima receta!

 
 

Te puede interesar...

4 Comment threads
3 Thread replies
3 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
6 Comment authors

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribirse  
Notificación de
A

Harina es voz femenina; “la harina”, no “el harina”.

rorabb

De hecho no me salio bien :(. Demasiado harina, imposible con estas cantidades!

Agustín

Harina es femenino, pero hay algo que se llama cacofonía (cuando dos vocales iguales se juntan, como es el caso… la ha…) y entonces, en este caso, se cambia el artículo a masculino y se dice el harina, p

Hollander

Esto es cierto, pero solo cuando el sustantivo empieza por “a” tónica (por ejemplo, agua, águila), y este no es caso de la palabra harina, cuya primera sílaba (“ha”) es átona.
Un saludo

Loli

Hola, me ha salido bien. Estaba riquisimo . Gracias