Estoy hecho un Cocinillas
http://estoyhechouncocinillas.com

Verduras gratinadas al gorgonzola

Receta de verduras gratinadas al gorgonzola

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 1 pimiento rojo grande
  • 1 calabacín grande
  • 1 berenjena grande
  • 250 g de queso gorgonzola
  • Aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • Sal y pimienta

Elaboración

  1. Lavar la berenjena y cortarla en rodajas finas.
  2. Salar las rodajas de berenjena por ambos lados y dejarlas escurrir dentro de un colador durante unos 30 minutos. Este paso ayuda a que la berenjena quede con un sabor más suave y nada amargo.
  3. Lavar el pimiento, quitarle el tallo, las semillas y cortarlo en rodajas finas.
  4. Lavar el calabacín y cortarlo también en rodajas finas.
  5. Pelar el diente de ajo y partirlo por la mitad.
  6. Frotar una fuente para horno con las mitades del diente de ajo.
  7. Engrasar la fuente con aceite de oliva con un pincel.
  8. Secar el agua de las rodajas de berenjena con un trapo de cocina limpio o papel absorbente.
  9. Repartir las rodajas de pimiento, berenjena y calabacín dentro de la fuente.
  10. Añadir un chorrito de aceite de oliva y mezclar bien para que que las rodajas de verdura se impregnen bien.
  11. Salpimentar ligeramente al gusto y volver a mezclar.
  12. Repartir el queso gorgonzola en trocitos sobre las rodajas de berenjena, calabacín y pimiento.
  13. Hornear a media altura unos 30 minutos. A mitad de la cocción, puedes cubrir las verduras con una hoja de papel de hornear para evitar que se quemen.
  14. Y ya está. Dejar reposar unos minutos antes de servir. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • Sirve este plato de verduras gratinadas al gorgonzola como primer plato.
  • El ajo es opcional. Además, puedes añadir las hierbas y especias que desees, como albahaca, tomillo u orégano, por ejemplo.
  • Puedes añadir otras verduras como tomate, cebolla o pimiento verde, todos cortados en rodajas finas.
  • También puedes utilizar otro tipo de queso azul como roquefort o cabrales. Si prefieres una versión más ligera, sustituye el gorgonzola por un poco de parmesano rallado.