Estoy hecho un Cocinillas
http://estoyhechouncocinillas.com

Receta de ajoblanco malagueño

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 200 g de almendras peladas
  • 2 dientes de ajo
  • 150 g de miga de pan duro
  • 750 ml de agua
  • 75 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 25 ml de vinagre de vino blanco
  • 1 cucharadita de sal
Para acompañar:
  • Uvas moscatel o melón

Elaboración

  1. La noche anterior, poner en remojo las almendras peladas y guardarlas en la nevera. Este paso es opcional, pero ayuda a mejorar la textura del ajoblanco.
  2. En el momento de la preparación, escurrir las almendras y meterlas en el vaso de la batidora.
  3. Poner en remojo la miga de pan un rato, hasta que esté bien empapada.
  4. Pelar los dientes de ajo y quitarles el tallo que tienen en el interior. Meterlos también en el vaso de la batidora.
  5. Añadir la sal y triturar a potencia máxima hasta obtener una pasta lisa.
  6. Escurrir el pan y agregarlo dentro del vaso de la batidora. Triturar de nuevo a potencia máxima, hasta que esté todo bien mezclado.
  7. Sin dejar de batir, incorporar el aceite de oliva virgen extra poco a poco, en forma de hilo. Se trata de hacer una emulsión.
  8. Seguidamente, añadir los 750 ml de agua y mezclar bien.
  9. Aliñar con las 2 cucharadas de vinagre.
  10. Probar y rectificar de sal y de vinagre si fuera necesario.
  11. Dejar reposar en la nevera al menos un par de horas. O en el congelador para acelerar el proceso.
  12. Y ya está. En el momento de servir, mezclar bien de nuevo, servir en tazones individuales y acompañarlo con unas uvas moscatel o unos trocitos de melón. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • Para degustar el ajoblanco más fácilmente, yo suelo quitarle las pepitas a las uvas de guarnición.
  • Si optas por el melón como acompañamiento, lo puedes cortar en trozos, o también, puedes hacer bolitas con la cuchara específica.
  • En la elaboración del ajoblanco malageño, es bastante importante utilizar una batidora con bastante potencia para obtener al final una textura bastante fina. De lo contrario, te arriesgas a sacar una sopa con una textura poco agradable.
  • Poner las almendras en remojo la noche anterior ayuda a que sea más fácil triturarlas y se mejore la textura del ajoblanco.
  • Si lo vas a consumir rápido, realiza el ajoblanco con agua bien fría.
  • El ajoblanco sabe bastante a ajo, si te gusta mucho, añádele un diente más, si no, para obtener un sabor muy suave, añade sólo la mitad del ajo indicado en la receta.
  • La medida de agua se corresponde a la cantidad que normalmente suelo hacer. Dependiendo de cómo a ti te guste el ajoblanco, puedes añadir más o menos agua.
  • Si necesitas pelar las almendras,  pon a hervir agua en un cazo y cuando hierva añade las almendras y tenlas 1 minuto. Escúrrelas. La piel se quitará con facilidad.