Receta de albóndigas en salsa (receta fácil)

 

Cómo hacer albóndigas en salsa. Receta fácil paso a paso. Llevan una salsa hecha simplemente con cebolla, un poco de vino y caldo. ¡Están muy ricas!

Albóndigas en salsa

Hoy vamos a hacer unas albóndigas en salsa. Hacer albóndigas siempre siempre es divertido, sobre todo cuando llega la parte que más me gusta, en la que hay que mancharse y formarlas con las manos. La otra parte que más me gusta es comérmelas y si además tienen una buena salsa para mojar las patatas fritas, mejor que mejor.

¿Quieres saber cómo hacer albóndigas en salsa?

Se trata de una versión muy fácil porque la salsa va a llevar simplemente un sofrito de cebolla, vino blanco, caldo y un poco de harina, para espesar. Aquí está la receta:

Albóndigas en salsa
Imprimir

Receta de albóndigas en salsa (receta fácil)

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

    Para las albóndigas:
    • 250 g de carne de ternera picada
    • 250 g de carne de cerdo picada
    • 100 ml de leche
    • 50 g de miga de pan
    • 1 huevo
    • 1 diente de ajo
    • Perejil fresco, cantidad al gusto
    • Harina (para enharinar)
    • Aceite para freír
    • Sal y pimienta
    Para la salsa:
    • 500 ml de caldo de carne o de pollo
    • 1 cebolla
    • 2 dientes de ajo
    • 1/2 vaso de vino blanco
    • 4 cucharadas de aceite de oliva
    • 1/2 cucharada de harina
    • Sal y pimienta

    Elaboración

    1. Preparación de las albóndigas:
      1. Remojar la miga de pan en la leche.
      2. Pelar el ajo, quitarle el germen y picarlo lo más fino posible.
      3. Enjuagar el perejil y secar bien. Quitarle los tallos y picarlo también lo más fino posible.
      4. En un gran bol, mezclar la carne de ternera y la de cerdo.
      5. Incorporar la miga de pan escurrida, el ajo, el perejil y el huevo batido. Mezclar bien.
      6. Salpimentar al gusto y mezclar de nuevo.
      7. Dejar reposar la masa para las albóndigas en la nevera 1 hora, cubierta con film plástico en contacto con la carne para que no se reseque.
      8. Formar las albóndigas más o menos del tamaño de una pelota de golf. Se puede hacer con dos cucharas o simplemente con las manos húmedas o ligeramente engrasadas.
      9. Enharinar las albóndigas.
      10. Calentar abundante aceite para freír en una sartén.
      11. Freír las albóndigas en el aceite bien caliente hasta que estén doradas. No freír demasiadas a la vez para no enfriar el aceite.
      12. Reservar las albóndigas sobre papel absorbente.
    2. Preparación de la salsa:
      1. Pelar la cebolla y los ajos. Picarlos lo más finamente posible.
      2. En una sartén, calentar 4 cucharadas generosas de aceite de oliva.
      3. Cuando el aceite esté caliente, sofreír la cebolla a fuego medio-bajo durante unos 10 minutos o hasta que esté tierna y ligeramente translúcida. Remover de vez en cuando para que la cebolla no se queme.
      4. Incorporar el ajo picado, dar unas vueltas y sofreír un par de minutos más.
      5. Salpimentar al gusto.
      6. Espolvorear la harina y sofreír un par de minutos para que pierda el sabor a crudo.
      7. Mojar con el medio vaso de vino blanco y dejar cocer unos minutos para que el alcohol se evapore.
      8. Incorporar ahora el caldo de carne o pollo y las albóndigas.
      9. Cocer a fuego medio unos 10 minutos desde que empiece a hervir.
      10. Probar y ajustar la salsa de sal y pimienta.
    3. Y ya está. ¡Buen provecho!

    Sugerencias, trucos y consejos

    • Acompaña las albóndigas en salsa de unas patatas fritas, al vapor o en puré o arroz blanco.
    • La salsa se puede pasar por un chino o un colador para que quede más fina.
    • En lugar de harina, puedes rebozar las albóndigas en pan rallado.
    • Las albóndigas también se pueden hacer con un solo tipo de carne, de cerdo, de ternera o incluso de pollo.
    • Completa el sofrito con otras verduras como un pimiento verde o rojo, un puñado de guisantes o una o dos zanahorias cortadas en trozos.
    • Si ves que la salsa queda demasiado espesa, añade un poco más de caldo o agua. De lo contrario, si queda demasiado líquida, es mejor no añadir más harina, sino sacar las albóndigas y dejar la salsa reducir.
    • Puedes hacer gran cantidad de las albóndigas en salsa y congelar.
    • La harina se puede sustituir por 1 cucharadita de maizena.
    • Antes de formar las albóndigas, se puede freír un poco de carne para verificar que el punto de sal y pimienta está a nuestro gusto. Si le faltara, añadirle un poco más y repetir la prueba.
    • Se puede preparar con antelación pues las albóndigas en salsa admiten muy bien el recalentado. Por la misma razón, son perfectas como comida para llevar acompañadas con arroz blanco.
    • En el blog encontrarás más recetas de albóndigas, desde las clásicas albóndigas con tomate hasta otras más exóticas, como las albóndigas al curry.

     

     
     

    Te puede interesar...

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

     
     
     
     
    OVH