Estoy hecho un Cocinillas
http://estoyhechouncocinillas.com

Patatas salteadas con hierbas provenzales

Receta de patatas salteadas con hierbas provenzales

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 500 g de patatas pequeñas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Hierbas provenzales
  • 2 ó 3 dientes de ajo
  • Sal y pimienta

Elaboración

  1. Lavar bien las patatas. Quitar bien los restos de tierra si se desea dejarles la piel. Si es necesario, utiliza un estropajo o esponja sin añadirle jabón.
  2. Lavar los dientes de ajo y machacarlos ligeramente contra la tabla de cortar o la encimera con la hoja de un cuchillo ancho. No es necesario pelarlos.
  3. En una sartén alta, calentamos de 2 a 3 cucharadas de aceite de oliva y cuando esté caliente añadimos las patatas y los ajos.
  4. Rehogar durante 20 minutos a fuego medio-bajo, removiendo frecuentemente, hasta que estén tiernas. Ésto se puede comprobar pinchando con un cuchillo. Si entra y sale con facilidad, la patata ya está. Si no, necesita un rato más.
  5. A los 15 minutos, espolvorear con hierbas provenzales y salpimentar al gusto. Continuar la cocción.
  6. Y ya está. Mantener en caliente a fuego muy bajo hasta el momento de servir. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • Sirve las patatas salteadas con hierbas provenzales como acompañamiento de pescado al horno y carnes a la plancha, por ejemplo.
  • Para que te salga mejor esta receta, utiliza una variedad de patata nueva y escoge aquellas que sean pequeñas, tan grandes como una croqueta y más o menos del mismo tamaño.
  • Si los dientes de ajo comienzan a dorarse demasiado, retirarlos, aunque aún no estén hechas las patatas.
  • Si sólo dispones de patatas grandes, córtalas en trozos.
  • Puedes sustituir las hierbas provenzales por tomillo, romero o cualquier otra especia de tu elección. Com pimentón quedan también muy bien.
  • Como punto a remarcar, conseguirás mejores resultados si las sirves recién hechas. Si las terminas con antelación, mantenlas en caliente con el fuego lo más bajo posible.
  • Si te sobran, no las vuelvas a calientes. Puedes aliñarlas con aceite y vinagre o mayonesa y tomartelas en ensalada.
  • ¿Quieres más ideas? Aquí te dejo unas cuantas opciones de patatas para acompañar tus platos. Prueba las patatas fritas al horno, con mucha menos grasa y que te servirán para acompañar un filete o unos huevos fritos, unas patatas con tomillo, riquísimas con el pollo asado, o el puré irlandés o champ, que lleva cebolleta, está buenísimo y queda genial para carnes estofadas, entre otros.
  • Tienes que probarla con un schnitzel, el famoso filete empanado típico de Viena.