Estoy hecho un Cocinillas
http://estoyhechouncocinillas.com

salsa a la pimienta verde

Receta de salsa a la pimienta verde (para entrecot y otras carnes)

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 4-6 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 1 cebolla
  • 1 cucharada de pimienta verde en grano
  • 2 ó 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 200 ml de nata para cocinar (o crème fraîche)
  • 150 ml de caldo de carne
  • 50 ml de brandy o coñac (un chorrito)
  • Sal

Elaboración

  1. Pelar la cebolla y picarla lo más fino posible.
  2. En una sartén, calentar el aceite de oliva y saltear un par de minutos la pimienta verde.
  3. Retirar la pimienta verde y en el mismo aceite, sofreír la cebolla a fuego medio-bajo hasta que esté tierna. Remover con frecuencia.
  4. Una vez tierna la cebolla, mojar con el brandy, remover un poco y dejar cocer a fuego medio-alto un par de minutos, para que el alcohol se evapore.
  5. Incorporar el caldo de carne y dejar reducir a la mitad.
  6. Triturar el caldo reducido con la batidora junto con una cucharadita de los granos de pimienta verde reservados, si se desea. Luego pasar la salsa por un colador fino.
  7. Volver a poner el caldo en la sartén junto con el resto de la pimienta verde reservada y la nata líquida. Remover y calentar a fuego medio hasta que la salsa espese.
  8. Y ya está. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • Esta salsa a la pimienta verde es perfecta para combinarla con carnes como un entrecot o un solomillo. Aquí te dejo mi receta del solomillo de cerdo al horno con salsa de pimienta verde. ¡Está exquisito!
  • El brandy se puede sustituir por vino blanco o, incluso, se puede hacer esta salsa sin ningún tipo de alcohol.
  • Si utilizas pimienta verde en conserva, seca con papel absorbente los granos que vayas a usar.
  • La cebolla se puede sustituir o combinar con puerro (la parte blanca) y chalotas.
  • Si deseas realizar una versión más ligera de esta salsa, puedes sustituir la nata líquida por la misma cantidad de leche en la que se ha disuelto 1 cucharadita colmada de maicena, o bien, puedes utilizar el doble de caldo, reducirlo ⅓ y espesarlo igualmente con 1 cucharadita colmada de maicena disuelta en un poco de agua fría.
  • El caldo de carne mejor que sea casero. Si quieres hacerlo tú puedes hacerlo fácilmente así:
    1. Rehoga en una olla con un buen chorro de aceite de oliva unos 300 g de morcillo de ternera troceado con 1 cebolla, 1 zanahoria, 1 puerro y 1 nabo troceados (1 ramita de apio es opcional).
    2. Luego cúbrelo con 1,5 l de agua, añade 1 hoja de puerro, unas ramas de perejil y tomillo, laurel,  y 5 o 6 granos de pimienta y llévalo a ebullición. Desde que hierva, retira las impurezas (la espuma) y tenlo de 2 horas a 2 h 30 a fuego medio-bajo tapado (alrededor de 45 minutos en olla express desde que empiece a silbar).
    3. Cuela el caldo y cuando se enfríe, retira la grasa solidificada en la superficie y ya está listo para usar. Se puede congelar hasta 6 meses. Las verduras y la carne las puedes reutilizar par otras preparaciones.
  • Si te ha gustado esta salsa a la pimienta verde, en el blog encontrarás más recetas de salsas, tanto frías como calientes. Prueba la salsa ranchera, para mojar unas patatas gajo o una salsa de champiñones, perfecta para acompañar pollo.

Y para terminar, si os interesa saber de dónde se obtiene la pimienta y la pinta que tiene todavía sin recolectar, visitad este enlace.

¡Hasta la próxima receta!