Estoy hecho un Cocinillas
http://estoyhechouncocinillas.com

Croquetas de bacalao

Receta de croquetas de bacalao

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 25 croquetas Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 250 g de bacalao
  • 1 l de leche entera
  • 45 g de aceite de oliva virgen extra (3 cucharadas soperas aprox.)
  • 45 g de mantequilla (o 45 g más de aceite de oliva)
  • 90 g de harina de trigo
  • 1 cebolla no muy grande
  • 2 a 3 huevos
  • Pan rallado
  • Aceite para freír
  • Nuez moscada
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Elaboración

  1. Desalar el bacalao. Enjuagar los trozos de bacalao para eliminar el exceso de sal. Ponerlos en remojo con la piel hacia arriba durante al menos 24 horas. Se debe guardar en la nevera y cambiarle el agua cada 6-8 horas (al menos 3 veces).
  2. Poner a cocer el bacalao en un cazo no muy grande y cubrirlo con agua. Cuando rompa a hervir, retirar del fuego dejarlo cocer con el calor residual unos 5 minutos.
  3. Sacar el bacalao y dejarlo enfriar.
  4. Cuando el bacalao se pueda manipular sin quemarse, retirarle la piel y las espinas y desmigarlo.
  5. Pelar la cebolla y picarla muy fino.
  6. Poner a calentar la leche hasta que llegue a hervir.
  7. En una sartén grande, calentar el aceite de oliva y la mantequilla.
  8. Añadir la cebolla y sofreírla a fuego medio-bajo hasta que esté tierna y ligeramente translúcida.
  9. Incorporar el harina y mezclarla bien. Cocer un par de minutos para que pierda el sabor a crudo.
  10. Añadir ahora poco a poco y sin dejar de remover la leche hirviendo. Lo mejor es hacerlo en tres veces, removiendo bien hasta obtener una crema lisa antes de añadir más leche.
  11. Cocer a fuego medio-bajo de 10 a 15 minutos removiendo frecuentemente. Cuanto más tiempo se tenga cociendo, más firme quedará la masa de las croquetas.
  12. Agregar ahora el bacalao desmigado y mezclar bien.
  13. Sazonar con sal, pimienta y nuez moscada rallada al gusto.
  14. Probar y rectificar si necesario.
  15. Transferir la masa para croquetas a una fuente y pintar la superficie con un poco de aceite para que no se reseque.
  16. Una vez fría, meterla en la nevera y dejar reposar unas cuantas horas. Lo mejor es que se quede de un día para otro.
  17. Sacar la masa de la nevera y darle forma de croquetas, bien con las manos engrasadas o humedecidas o con dos cucharas.
  18. Guardar en el congelador unos 10 minutos para que la masa se vuelva a enfriar.
  19. Colocar en la encimera un plato con pan rallado y otro con 1 huevo batido.
  20. Pasar las croquetas primero por huevo y luego por el pan rallado, prestando atención a que el pan cubra bien sin dejar agujeros. Si se acaba el huevo batido, batir otro más.
  21. Para freír las croquetas de bacalao, calentar aceite para freír. La cantidad deberá ser suficiente para cubrir una croqueta por completo. Cuando el aceite esté bien caliente, entre 160ºC y 170ºC, freír las croquetas por tandas, hasta que estén doradas. Si estaban congeladas, hay que dejarlas bien doradas para que dé tiempo a que se calienten por el centro. (*)
  22. Dejar reposar las croquetas sobre una rejilla o sobre un plato con papel absorbente para que pierdan el exceso de aceite.
  23. Y ya está. Servir enseguida. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • Puedes realizar estas croquetas de bacalao sustituyendo unos 200 ml de la leche por caldo de pescado.
  • El bacalao se pone en remojo con la piel hacia abajo para que la sal se vaya quedando en el fondo.
  • La mantequilla es opcional, se puede usar más aceite de oliva en su lugar.
  • La cebolla también es opcional.
  • Puedes añadir a la masa de coquetas huevo cocido cortado en trocitos o perejil fresco picado muy fino.
  • Si vas a congelar las croquetas, puedes hacerlo una vez empanadas o justo después de darles la forma. En este último caso, se deben empanar a la hora de freír. Procura ponerlas por separado en el congelador para que no se peguen las unas a las otras. Una vez congeladas por completo se pueden guardar todas juntas sin problema.
  • (*) Consejos para una correcta fritura. Una buena fritura se consigue controlando la temperatura del aceite. Para añadir las croquetas, el aceite debe estar entre 160 ºC-170 ºC. Se puede comprobar con un termómetro o con el truco de freír un trocito de pan. El pan debe subir y dorarse poco a poco. Si se queda en el fondo, el aceite está frío, si se dora muy rápido, el aceite está muy caliente. Lo más recomendable es utilizar una freidora que mantiene la temperatura correcta. Si la temperatura del aceite pasa de los 180 ºC hay que reemplazar el aceite pues se habrá quemado y su consumo no está recomendado. Del mismo modo, para mantener la temperatura del aceite durante la fritura, fríe las croquetas por tandas. Si fríes muchas a la vez el aceite se va a enfriar y las croquetas van a quedar muy grasientas.
  • En el blog encontrarás más recetas de croquetas. Prueba las croquetas de confit de pato. ¡Están buenísimas!