Estoy hecho un Cocinillas
http://estoyhechouncocinillas.com

Alitas de pollo en salsa de vino blanco

Receta de alitas de pollo en salsa de vino blanco

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 12 alitas de pollo
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de caldo de pollo
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 o 2 hojas de laurel
  • 1 cucharada de harina de trigo
  • 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Perejil fresco picado (opcional)
  • Sal y pimienta negra molida

Elaboración

  1. Lo primero de todo es cortar las alitas en tres trozos, cortando por las articulaciones. Desechar las puntas.
  2. Lo siguiente es revisarlas minuciosamente para quitarles los eventuales restos de plumas. Si son grandes, se pueden retirar tirando de ellas con unas pinzas. Para las que son pequeñas, las pasamos por la llama del fuego rápidamente sin quemarlas (o le damos un golpe de soplete).
  3. Salpimentar las alitas de pollo. Reservar.
  4. Pelar la cebolla y picarla finamente.
  5. Pelar los dientes de ajo, cortarlos por la mitad y quitarles el germen. Picarlos también muy fino.
  6. En una olla, poner a calentar el aceite de oliva y, cuando esté bien caliente, dorar en ella las alitas de pollo a fuego fuerte, primero por el lado de la piel.
  7. Retirar las alitas y bajar el fuego.
  8. En el mismo aceite, sofreír la cebolla a fuego medio-bajo durante unos 10 minutos, removiendo frecuentemente, o hasta que la cebolla esté tierna y ligeramente translúcida.
  9. Agregar el ajo, mezclar bien y sofreír un par de minutos más.
  10. Añadir la cucharada de harina. Mezclar bien y dejar que se haga un par de minutos para que pierda el sabor a crudo.
  11. Incorporar las alitas de pollo.
  12. Mojar con el vino blanco. Mezclar y dejar cocer un par de minutos a fuego medio para que el alcohol se evapore.
  13. Agregar ahora el caldo de pollo y la hoja de laurel.
  14. Dejar cocer a fuego medio destapado unos 30 minutos.
  15. Y ya está. Para servir, se puede espolvorear con un poco de perejil picado. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • Puedes servir estas alitas de pollo en salsa de vino blanco con arroz hervido o unas patatas fritas caseras.
  • Si al final de todo, la salsa aún está muy líquida, puedes sacar las alitas de pollo y cocer la salsa por separado hasta que esté espesa al gusto. Luego, se vuelven a meter las alitas para que se caliente todo junto.
  • La harina de trigo se puede cambiar por maicena o fécula de maíz. En este caso se añade al final, cuando las alitas ya están cocidas. yo lo que hago es que voy añadiendo poco a poco 1 cucharadita de maicena disuelta en un poco de agua, caliento y veo si se espesa al gusto. Si no, añado otra más.
  • También vale caldo de verduras.
  • ¿Buscas más platos ricos con alitas de pollo? Aquí tienes la receta de alitas de pollo fritas, buenísimas. Si lo prefieres, también tienes las alitas de pollo al horno con salsa barbacoa, que son todo un vicio.