Estoy hecho un Cocinillas
http://estoyhechouncocinillas.com

Espinacas con bechamel

Receta de espinacas con bechamel

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 500 g de espinacas frescas (*1)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Para la bechamel:
  • 500 ml de leche entera
  • 30 g de mantequilla (*2)
  • 30 g de harina o maizena (*3)
  • Nuez moscada
  • Sal y pimienta
Para gratinar:
  • Queso emmental rallado (*4)

Elaboración

  1. Lavar bien las espinacas.
  2. En una sartén grande, calentar el aceite de oliva a fuego medio-alto y, cuando esté bien caliente añadir las espinacas. Rehogarlas  unos minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que hayan reducido considerablemente su volumen y ya no suelten agua. Si la sartén no es muy alta, convendrá realizar este paso en dos veces.
  3. Salpimentar y reservar.
  4. Preparar la bechamel:
    1. Calentar la leche.
    2. En una sartén, derretir la mantequilla a fuego medio.
    3. Espolvorear la harina y mezclar bien. Cocer un par de minutos.
    4. Añadir la leche en tres veces. Mezclar bien hasta que quede una crema lisa y sin grumos antes de añadir más leche.
    5. Calentar a fuego medio-alto removiendo con frecuencia hasta que haya espesado. Para saber si está en su punto, se coge una cuchara, se moja en la bechamel y con el dedo se le hace una raya. Si guarda su forma es que ya está.
    6. Sazonar al gusto con sal, pimienta y nuez moscada.
  5. Precalentar el horno a 180 ºC.
  6. Incorporar las espinacas a la bechamel y mezclar bien.
  7. Transferir a una fuente apta para horno. Nivelar un poco la superficie.
  8. Espolvorear con queso rallado.
  9. Hornear a media altura unos 20 minutos. Si fuera necesario, al final se pone el horno en posición grill y se gratina un par de minutos, hasta que la superficie se haya dorado al gusto.
  10. Sacar del horno y dejar reposar unos 10 minutos.
  11. Y ya está. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • (*1) Las espinacas con bechamel pueden hacerse con espinacas congeladas. En este caso, debes cocinarlas según las instrucciones del paquete.
  • (*2) La mantequilla se puede sustituir también por el mismo peso en aceite de oliva virgen extra o hacer la bechamel mitad y mitad.
  • (*3) Sustituye la harina por maicena para una versión sin gluten de las espinacas con bechamel. En este caso, primero disuelve la maicena en un poco de la leche. Luego, derrite la mantequilla en la sartén y añade casi toda la leche. Cuando esté bien caliente, añade el resto de la leche con la maicena. Calienta hasta que haya espesado.
  • (*4) Puedes utilizar también queso parmesano rallado, grana padano, gouda, cheddar… o tu queso para gratinar favorito.
  • Para los fanáticos del queso, se le puede añadir 100 g de queso rallado a la bechamel.
  • Si quieres más detalles sobre cómo hacer la bechamel, consulta el enlace.
  • Procura utilizar una fuente para horno lo suficientemente grande como para que quede al menos 1 o 2 dedos de borde. Si la llenas a ras, corres el riesgo que se desborde.
  • En el blog encontrarás más recetas como la coliflor con bechamel, los puerros con bechamel o las acelgas gratinadas con patatas y queso.

Print Friendly, PDF & Email