- Estoy hecho un Cocinillas - https://estoyhechouncocinillas.com -

Receta de croquetas de espinacas. Crujientes y cremosas

Croquetas de espinacas cremosas y crujientes

Receta de croquetas de espinacas. Crujientes y cremosas


Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 200 g. de espinacas frescas (100 g si son congeladas )
  • 60 g. de harina de trigo
  • 30 g. de mantequilla
  • 30 g. de aceite de oliva virgen extra (2 cucharadas)
  • 500 ml de leche entera
  • 1 cebolla
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 pizca de pimienta negra
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • Sal
  • Aceite para freír

Elaboración

  1. Lo primero de todo vamos a comenzar limpiando las espinacas si las utilizamos frescas. Las enjuagamos en agua y las escurrimos. Luego, las vamos a cortar en trocitos, tanto las hojas como los tallos.
  2. Pelamos la cebolla y la picamos muy finamente.
  3. Ponemos una olla al fuego medio. Calentamos en ella el aceite de oliva junto con la mantequilla hasta que ésta última se derrita. Echamos la cebolla y la sofreímos hasta que se ponga translúcida. Removemos con frecuencia para que no se queme.
  4. Echamos ahora las espinacas a la olla. Removemos y las rehogamos unos 5 minutos a fuego medio.
  5. Espolvoreamos la harina, mezclamos bien y dejamos que cueza un par de minutos para que pierda el sabor a crudo.
  6. Incorporar la leche poco a poco al mismo tiempo que removemos con unas varillas. Probamos y sazonamos al gusto con sal, pimienta y nuez moscada.
  7. Calentamos a fuego medio removiendo con frecuencia hasta que la bechamel empiece a despegarse de la olla.
  8. Engrasamos con mantequilla una fuente. Untamos con una fina capa de aceite la superficie para que no se reseque, tapamos y lo guardamos en la nevera para que se enfríe y endurezca la masa. Lo dejamos allí al menos 4 horas o de un día para otro.
  9. Sacamos la masa de la nevera y la moldeamos en forma de croqueta.
  10. Pasamos por huevo batido y rebozamos con pan rallado. Dejamos reposar una media hora para que se fije el rebozado.
  11. Freír las croquetas de espinacas en abundante aceite bien caliente (pero sin que llegue a humear).
  12. Una vez doradas al gusto, las sacamos sobre papel absorbente o una rejilla. ¡Que las disfrutes!

 

Sugerencias, trucos y consejos

  • Puedes ponerle al relleno más cosas como un queso o incluso pollo o gambas o huevo cocido.
  • Hay que freírlas por tandas, sin sobrecargar la fritura.
  • Lo mejor es que el aceite cubra por completo las croquetas, para evitar que se rompan.
  • Las croquetas de espinacas se pueden congelar. Para ello, una vez listas, las pones en el congelador en una bandeja sin que se toquen y cuando estén duras, las puedes ya juntar en a otro recipiente. Puedes hacer esto antes o después de empanar.
  • Si utilizas espinacas congeladas, sigue las instrucciones del fabricante para prepararlas en la sartén.