Estoy hecho un Cocinillas
http://estoyhechouncocinillas.com

Canelones de pollo (receta económica y de aprovechamiento)

Receta de canelones de pollo con salsa de tomate y bechamel

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 250 g de carne de pollo
  • 12-16 láminas de canelones
  • 1 cebolla mediana
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Queso rallado para espolvorear
  • Sal y pimienta
Para la salsa de tomate casera:
  • 400 g de tomate en conserva
  • 1 hoja de laurel
  • 1 pizca de azúcar (opcional)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
Para la salsa bechamel:
  • 500 ml de leche entera
  • 30 g de harina
  • 30 g de aceite de oliva o mantequilla
  • Nuez moscada

Elaboración

  1. La salsa de tomate. Para ello, trituramos el tomate con la batidora y lo pasamos por un colador en acero inoxidable para eliminar las pepitas. Nos podemos ayudar del pilón de un mortero para hacerlo pasar. Calentamos el aceite en una sartén y, cuando esté caliente añadimos el tomate, la hoja de laurel y salpimentamos al gusto. Se puede añadir una pizca de azúcar para reducir la acidez. Se cuece hasta que la salsa haya reducido.
  2. La pasta. Mientras tanto, ponemos a cocer las láminas de canelones siguiendo las instrucciones del fabricante. Algunas basta sólo con ponerlas en remojo previamente, otras hay que cocerlas en abundante agua hirviendo. Se dejan reposar sobre uno o dos paños de cocina limpios estirados sobre la encimera.
  3. La salsa bechamel. Calentamos el aceite o mantequilla en un cazo ancho y cuando esté caliente incorporamos la harina. Dejamos cocer un par de minutos y agregamos la leche removiendo enérgicamente. Salpimentamos y añadimos nuez moscada rallada al gusto (a mi me gusta que sepa bien a nuez moscada). No es necesario que la salsa espese demasiado.
  4. El pollo. Si vamos a aprovechar las sobras de un pollo asado o cocido, basta con quitarle la piel y los huesos y desmenuzarlo en trozos muy pequeños. Si lo utilizamos crudo, lo asamos en la sartén, se deja templar y lo picamos en trocitos muy pequeños.
  5. El relleno. Pelamos la cebolla y la picamos lo más fino posible. La ponemos a pochar en una sartén con 2 cucharadas de aceite de oliva a fuego medio-bajo hasta que esté tierna y ligeramente translúcida. Removemos de vez en cuando para que la cebolla no se queme. Luego agregamos el pollo y salpimentamos al gusto.
  6. El montaje. En una bandeja, ponemos una cucharada generosa del relleno en cada lámina de canelón y los enrollamos.  Cogemos la fuente para horno donde van a ir los canelones de pollo y cubrimos la base con la mitad de la salsa de tomate. Colocamos los canelones dentro y cubrimos con más salsa de tomate y luego con la bechamel. Por último espolvoreamos la superficie con queso rallado al gusto.
  7. El horneado. Precalentamos el horno a 175 ºC y, cuando esté caliente, horneamos los canelones de 15 a 20 minutos para que cojan calor. Y luego, si fuera necesario, cambiamos el horno a posición grill un par de minutos hasta que se dore la superficie al gusto.
  8. Y ya está. Dejamos reposar unos minutos antes de servir. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • Para preparar canelones de pollo, puedes utilizar las partes del pollo que más te gusten, siempre y cuando estén deshuesadas y sin piel, obviamente. También puedes recuperar las sobras de un pollo asado o cocido.
  • Cuando el horno esté en posición grill, hay que prestar mucha atención pues se puede quemar muy rápidamente.
  • Una vez hechos, se pueden congelar perfectamente por raciones. Para consumir, calentar en el horno o en microondas en un recipiente adaptado hasta que el interior esté caliente.
  • En el blog encontrarás los canelones de San Esteban, que se realizan de manera muy parecida, la lasaña de carne, mi favorita, o los macarrones con tomate y carne picada, todo un clásico.