Estoy hecho un Cocinillas
https://estoyhechouncocinillas.com

Pechuga de pollo con salsa de champiñones

Receta de pechuga de pollo con salsa de champiñones


Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 4 pechugas de pollo
  • 250 ml de leche entera
  • 250 g de champiñones
  • 200 ml de nata líquida o crème fraîche
  • 1 chalota o 1/2 cebolla
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 10 g de mantequilla (o 1 cucharada más de aceite de oliva)
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 chorrito de vino blanco

Elaboración

  1. Limpia las pechugas de pollo de las eventuales tiras de grasa que puedan contener.
  2. Si los trozos de pechuga son muy gruesos, puedes hacerles un corte por la mitad para abrirlas un poco como un libro y que queden más finas.
  3. Opcionalmente, mételas en un gran recipiente y cúbrelas con la leche entera. Tapa y deja que maceren dentro de la nevera de 1 a 2 horas
  4. En una sartén grande, calienta 1 cucharada de aceite. Cuanto esté bien caliente, dora las pechugas por ambos lados.
  5. Retira las pechugas, baja el fuego y pocha la chalota o la cebolla cortada finamente junto con la mantequilla o aceite restante.
  6. Añade los champiñones lavados y troceados y rehoga hasta que se vuelvan más oscuros y cojan una tonalidad brillante.
  7. Agrega el vino blanco y deja deja reducir un par de minutos.
  8. Incorpora la nata y mezcla bien.
  9. Mete las pechugas en la sartén, tapa y déjalas cocer a fuego medio por 10 minutos.
  10. Y ya está. Sirve las pechugas con un poco de salsa de champiñones por encima, acompañadas de arroz blanco y unas verduras al vapor. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • Puedes consultar una versión más detallada sobre como hacer salsa blanca de champiñones siguiendo el enlace.
  • Puedes reemplazar la mitad de la crème fraîche por caldo de pollo. En ese caso tardará un poco más en espesar. En este caso, también puedes añadir 1 cucharada de harina cuando los champiñones estén hechos, remover bien y cocerla un par de minutos antes de echar el vino blanco. En este caso es mejor que el caldo esté frío para que facilite la disolución de la harina. En lugar de harina, se puede usar fécula de maíz disuelta en el caldo frío.
  • El paso de la maceración de la pechuga sirve para que quede más jugosa. No obstante, si no dispones de tiempo, o si te gustan como quedan, puedes obviarlo.
  • Si te gusta esta receta, quizá también te gustará el pollo en salsa con champiñones.

Print Friendly, PDF & Email