Estoy hecho un Cocinillas
https://estoyhechouncocinillas.com

Revuelto de calabacín con patatas

Receta de revuelto de calabacín con patatas y pimentón


Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 300 g de calabacín
  • 300 g de patatas para freír
  • 3 huevos grandes
  • 1 pizca de pimentón
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra molida
Para decorar:
  • Perejil fresco o verde de cebolleta picado fino (opcional)

Elaboración

  1. Pelar y lavar las patatas. Cortarlas en rodajas.
  2. Lavar bien el calabacín. Quitarle los extremos. Cortarlo en medias lunas. Para ello, primero lo cortamos por la mitad a lo largo y luego cada mitad en rodajas de más o menos 3 mm de grosor.
  3. Calentar a fuego medio abundante aceite de oliva en una sartén alta. Cuando el aceite esté caliente freír las patatas de 15 a 20 minutos, hasta que empiecen a dorar. Cuando empiecen a estar blandas se pueden picar con la paleta.
  4. Una vez fritas las patatas, escurrir y reservar sobre papel absorbente para quitarles el exceso de aceite.
  5. Quitar el aceite de la sartén y dejar ahora un par de cucharadas.
  6. Echar el calabacín y rehogar unos 10 minutos hasta que esté tierno. Remover con frecuencia para que no se queme.
  7. Cuando el calabacín esté tierno, mezclar con las patatas. Salpimentar al gusto.
  8. Echar ahora los huevos. Sazonar con sal.
  9. Romperlos, mezclarlos con el calabacín y la patata y dejarlos que se cuajen al gusto.
  10. Por último, espolvorear media cucharadita de pimentón y mezclar.
  11. Y ya está. Servir enseguida espolvoreado si se desea con perejil picado o cebolleta. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • Puedes echarle un diente de ajo bien picado justo antes de mezclar con las patatas.
  • Si quieres variar, prueba a cambiar el pimentón por hierbas provenzales, queda muy rico.
  • Puedes hacer la receta con dos sartenes, de esta manera podrás hacer las patatas y el calabacín en paralelo, tardando menos tiempo.
  • En el blog también encontrarás muchas recetas con calabacín. Échale un vistazo al zarangollo murciano, un revuelto de calabacín bastante parecido, también muy rico. Prueba a hacer un pastel de calabacín, que se toma frío y queda genial como entrante o para la cena con una ensalada. Si no, tienes los calabacines gratinados con bechamel y queso que están de escándalo o un salteado de calabacín con hierbas provenzales.

Print Friendly, PDF & Email