Receta de huesos de santo

 

Cómo hacer huesos de santo. Receta fácil paso a pasl. Aprende a elaborar un dulce típico para el día de Todos los Santos. Mazapán relleno de dulce de yema. ¡Un bocado delicioso!

Huesos de santo

¡Hola, cocinillas! Los huesos de santo son uno de los dulces típicos de Todos los Santos, sobre todo en Madrid, donde si te das un paseo en esta época, se puede ver que las pastelerías exponen bandejas y bandejas de estos dulces amontonados en hileras unos encima de otros.

¿Quieres saber cómo hacer huesos de santo?

Si quieres hacer huesos de santo en casa, tienes que saber que la elaboración cuenta con bastantes pasos, pero resulta muy fácil. Si lo has notado, se llama hueso de santo pues su forma recuerda un hueso cortado que conserva todavía su tuétano. Pero su sabor no tiene nada que ver con los huesos con tuétanos al horno.

Hueso de santo (receta)

Los huesos de santo se trata de un mazapán relleno de crema de yema. Grosso modo, hay que hacer un mazapán, un relleno y un glaseado. Si te gusta el dulce de yema, estos huesos de santo te van a encantar.

Aquí está la receta:

Huesos de santo
Imprimir

Receta de huesos de santo


Personas: 6-8 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • Para el mazapán:
  • 100 g de almendra pelada cruda (*)
  • 80 g de azúcar
  • 40 ml de agua
  • Azúcar glas para espolvorear
  • Para el relleno de crema de yema:
  • 4 yemas de huevos grandes
  • 100 g de azúcar
  • 50 ml de agua
  • Para el glaseado:
  • 100 g de azúcar glas
  • 30 ml de agua

Elaboración

  1. Preparar el mazapán:
    1. En un cazo, añadir los 40 ml de agua y disolver los 80 g de azúcar.
    2. Calentar a fuego medio hasta que rompa a hervir. Retirar del fuego y dar unas vueltas para mezclar bien. Dejar reposar unos minutos para que se temple.
    3. Por otro lado, meter las almendras en el accesorio picador de la batidora o robot de cocina y triturar a potencia máxima hasta formar una harina.
    4. Pasar la harina de almendras a un bol y añadir poco a poco el almíbar. Amasar hasta obtener una pasta homogénea pero algo pegajosa. Es posible que no se necesite utilizar todo el almíbar.
    5. Envolver el mazapán con film plástico y dejar reposar en la nevera al menos 1 hora para que se enfríe bien.
  2. Moldear los huesos de mazapán:
    1. En una superficie espolvoreada con azúcar glas, extender el mazapán con un rodillo hasta que quede una lámina fina de unos 3 mm de espesor.
    2. Cortar un cuadrado de 20 x 20 cm y retirar los sobrantes.
    3. Con una brocheta, hacer surcos en el mazapán presionando ligeramente. Los surcos deben estar separados al menos 1 cm.
    4. Cortar el rectángulo en cuadrados de 5 x 5 cm.
    5. Uno por uno, coger cada cuadrado y espolvorear la parte no laminada con azúcar glas. Con la ayuda de un cilindro (un palo de cuchara, por ejemplo), enrollar el palo de mazapán, humedecer con agua los extremos y presionar para pegarlos. Retirar con cuidado el hueso de mazapán del palo de cuchara y dejar secar.
  3. Preparar la crema de yema:
    1. Preparar nuevamente un almíbar con los 100 g de azúcar y los 50 ml de agua.
    2. Calentar el agua y el azúcar en un cazo y apagar el fuego cuando rompa a hervir. Remover y dejar templar.
    3. Separar las yemas de los huevos.
    4. En un bol, batir las yemas e incorporar gradualmente el almíbar sin dejar de remover, para que no se cuajen las yemas.
    5. Transferir las yemas al cazo donde se preparó el almíbar
    6. Cocer el dulce de yema al baño maría de 15 a 20 minutos, sin dejar de remover, hasta que las yemas hayan espesado. (*)
    7. Una vez que haya espesado, transferir a un bol y dejar enfriar.
  4. Relleno y glaseado:
    1. En un bol, preparar el glaseado mezclando los 100 g de azúcar con los 30 ml de agua.
    2. Meter la crema de yema en una manga pastelera con una boquilla larga.
    3. Rellenar los huesos de mazapán por ambos lados.
    4. Recubrir con el glaseado y dejar reposar sobre una rejilla hasta que se seque.
  5. ¡Y ya está! ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • (*) Puedes utilizar harina de almendras ya envasada para hacer los huesos de santo.
  • (**) Para hacer el baño maría, poner a calentar un cazo con agua. El cazo debe ser más grande que el cazo donde se preparó el almíbar, y meter el cazo pequeño dentro. El agua no debe tocar el cazo pero casi. Si es necesario tira un poco de agua. Además, hay que mantener el agua bien caliente, pero sin que hierva a borbotones.
  • En lugar de una manga pastelera, puedes usar una bolsa de congelar con cierre hermético y cortar una punta.
  • Para conservar los huesos de santo, guárdalos en un recipiente hermético o caja de hojalata.
  • Otros rellenos para los huesos de santo: crema pastelera, crema de chocolate, de café…
  • Para más dulces típicos de Todos los Santos, consulta las recetas de los buñuelos de viento rellenos, los panellets de piñones o de almendras o las gachas de anís que comemos en mi pueblo por ese día.

Print Friendly, PDF & Email
 
Clasificado en: Dulces y Postres receta

Cómo hacer huesos de santo

Ahora ya sabes cómo hacer huesos de santo

¿Te ha gustado la receta? Espero que te animes a prepararla. Es un poco laborioso ya que hay que darles forma, pero el resultado es un bocado delicioso.

No dudes en dejarme un comentario con tu opinión más abajo. Tanto si te ha gustado como si no. Acepto toda crítica constructiva. Déjame también tus sugerencias o dudas. Estaré encantado de ayudarte.

Para terminar, si eres fan de los dulces tradicionales, te invito a que des tu apoyo a esta receta de huesos de santo con un «me gusta» y compartiéndola en tus redes sociales.

Si eres cocinillas y te gustan las recetas de cocina fáciles para cada día, te invito a unirte a mi página de Facebook y a seguirme en Twitter e Instagram, para no perderte ningún detalle. ¡Ya verás como vamos a cocinar rico!

¡Hasta pronto!

 
 

Te puede interesar...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribirse  
Notificación de