A la reina del tapeo nacional (la tortilla de patata), no le falta nada. Humilde y excelsa a la vez, lo único que se puede hacer, es arrimar un poco de imaginación y cariño gastronómico, porque admite tutipleni de combinaciones (segun el gusto del tortillero). TORILLA DE PATATA (CON Y SIN) CEBOLLA, PLATO 10.

Responder