5 consejos para consumir queso curado y sacarle el máximo partido

 

Consejos para consumir queso curado. Una lista de cinco puntos clave para conocer, distinguir, elegir, cortar y servir quesos de gran aroma y sabor.

Consejos para consumir queso curado

¡Hola, cocinillas! Hoy te traigo un artículo lleno de consejos sobre uno de los productos que nunca falta en mi casa: el queso curado. Con esta pequeña guía quiero transmitirte, basados en mi experiencia personal, mis consejos para consumir queso curado, para que puedas disfrutarlo al máximo.

1. ¿Qué es el queso curado?

Un queso curado es un derivado lácteo que se obtiene por la adición de un coagulante a la leche (conocido como cuajo) que la coagula y permite eliminar gran parte del agua que contiene, se prensa y se cura con sal.

Se diferencia con el semi-curado, tierno o fresco en el tiempo de maduración, siendo para los primeros superior a los 4 meses, de 2 a 3 meses para los segundos, menos de un mes para los tiernos y hasta 15 días los frescos. Asimismo, cuanto mayor es el tiempo de maduración menor es el contenido acuoso lo que favorece un aroma más pronunciado y sabor más intenso a la vez que produce una mayor concentración de los nutrientes de la leche.

2. ¿Qué tipos de queso curado existen?

A la hora de clasificar los tipos de quesos curados, debemos notar que no suele existir una lista fija de categorías pues influyen numerosos parámetros. Cabe destacar que es común encontrarlos elaborados a partir las variedades de leche más comunes (vaca, cabra y oveja).

En el resultado final, varía también el tipo de cuajo utilizado, las distintas temperaturas de la leche, las condiciones de maduración (temperatura y humedad) así como la adición o fomento de aparición de otros elementos que producirán matices de sabor o, en el casos de los azules, las típicas manchas producidas por hongo.

3. ¿Cómo cortar el queso?

Para saber cómo cortar el queso, vamos a seguir las siguientes recomendaciones:

  • Un queso redondo y alto, se corta una cucha y cada cuña en porciones en forma de triangulo.
  • Redondos y bajos, directamente en triángulos.
  • Si es en forma de tubo, se cortan en rodajas.
  • En forma de tetilla, se cortan rodajas grandes de la base y ésta a su vez se corta en triángulos. Con lo que queda se hacen porciones triangulares.
  • Quesos rectangulares bajos en bastones.
  • Los cuadrados o rectangulares largos, en lonchas finas.
  • Los azules que no entran en las anteriores, se cortan en tacos o bastones triangulares.
  • Quesos muy duros en pequeñas porciones irregulares o en lascas.
  • Por último, si son de gran tamaño, pero no duros, se cortan en cubos.

Tabla de quesos con queso curado

4. ¿Cómo incluir queso curado en una tabla de queso?

En una tabla de quesos no puede faltar el queso curado. Se recomienda poner de 4 a 8 variedades de queso y a mi me gusta siempre poner al menos la mitad de quesos curados. Puedes centrarte en un tipo en concreto, como por ejemplo un país o un tipo de leche (cabra, vaca, oveja…).

Si la quieres variada, incluye también quesos de pasta blanda, semi-curados y uno azul. Incluso yo he preparado tablas únicamente con quesos curados y ha sido todo un éxito. No olvides acompañar con alguna mermelada, frutas dulces como higos, uvas o dátiles; frutos secos y frutas secas (orejones, pasas, arándanos…) y, por supuesto pan de varios tipos: blanco, tostado, picos…

5. ¿Cómo conservar el queso curado?

Para disfrutar con un queso curado debemos saber conservarlo en casa para que no pierda ni un ápice de aroma ni de sabor. Mantenerlo en perfecto estado no te supondrá ningún problema si sigues estos consejos. ¡Sigue leyendo!

La manera de conservar el queso curado nos va a permitir evitar que siga madurando, si está entero, o que no se nos reseque por la pérdida de humedad, si es una pieza de corte. El mejor lugar de la casa para guardarlo es la nevera, pues mantendrá las condiciones óptimas de temperatura (entre 5 y 10 ºC) y humedad.

Si está envasado, lo dejaremos en su envase hasta el momento de consumir. Si está abierto, puedes optar por las siguientes soluciones: utilizar una quesera, un recipiente hermético, envolverlo en papel de horno o taparlo con un paño de cocina húmedo. A notar que esta última es la que menos me gusta pues como tardes en consumirlo, puede aparecer moho.

Queso curado aliñado

6. Recetas con queso curado (bonus)

Aunque una de las mejores maneras de disfrutar el queso curado es degustarlo por sí solo, aquí te dejo unas cuantas ideas para que puedas incluirlo en tus platos.

Queso curado aliñado

Para preparar un deliciosos queso curado aliñado para el aperitivo, corta el queso en cubos, aliña con aceite de oliva virgen extra, un poco de tomate concentrado y orégano y albahaca secas al gusto. ¡A disfrutar con un vermut, una cerveza fresquita o una copa de vino!

Ensalada con pimientos, anchoas y queso curado

¡Hasta en ensaladas queda bien el queso curado! Si no me crees, prueba esta ensalada de pimientos asados, queso curado y anchoas. Para elaborarla, pon una base de mezcla de lechugas o brotes tiernos y reparte por encima unas anchoas troceadas, unas tiras de pimiento asado y unos copos de queso curado de oveja. Aliña con una vinagreta clásica con aceite, vinagre. Con poca sal ya que el queso y las anchoas aportan la base salada al plato y, si lo deseas, puedes añadirle una puntita de ajo muy picado. ¡Le da un toque genial!

Secreto ibérico con salsa de queso curado y cebolla

Si quieres una mezcla explosiva, tienes que probar este secreto ibérico con salsa de queso y cebolla. Pon a sofreír una cebolla bien picada con una cucharada de aciete y cuando esté bien tierna, añade 200 ml de nata y ajusta de sal y pimienta. Reserva. Asa el secreto ibérico 5 minutos pro cada lado en una sartén bien caliente. Retira el secreto y envuélvelo en papel de hornear. Ahora echa la nata con cebolla a la sartén para recoger los jugos de la carne y añade el queso. Calienta a fuego bajo hasta que el queso se haya derretido. Tritura la salsa.

Pizza cuatro quesos

Entre los distintos quesos que puedes ponerle a la pizza cuatro quesos, no dudes en incluir un queso curado. Le dará un matiz de sabor pronunciado a queso con el que la disfrutarás aún más. Para hacerla, estira una base para pizza y úntala con salsa de tomate. Espolvorea con orégano. Luego reparte un queso fresco tipo mozzarella, otro queso semi-curado como el provolone, un queso azul como el gorgonzola y un queso curado como el parmesano. Hornea 10 minutos a 250 ºC en la parte baja del horno y listo.

Hasta aquí todos mis consejos para consumir queso curado.

Espero que te haya servido de ayuda y los pongas en práctica. No dudes en contarme si te han funcionado. Además si tienes otras sugerencias, aportaciones o te han surgido dudas, déjame un comentario que yo encantado te respondo.

Y para terminar, si te gustan las guías llenas de consejos para sacarle provecho a todo tipo de productos ricos, házmelo saber para que te traiga más, con un «me gusta» y compartiendo en tus redes sociales estos consejos para consumir queso curado. Con ese pequeño gesto, además de apoyar mi trabajo, me ayudas darlo a conocer.

Si eres cocinillas y te gustan las recetas de cocina fáciles para cada día, te invito a unirte a mi página de Facebook y a seguirme en Twitter e Instagram, para no perderte ningún detalle. ¡Ya verás como vamos a cocinar rico!

¡Hasta pronto!

 

 
 
 

Te puede interesar...

Subscribirse
Notificación de

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
 
 
 
 
0
¿Qué te parece? ¡Déjame un comentario!x
()
x