Receta de patatas fritas perfectas
 

Las patatas fritas han sido una de mis comida favoritas desde siempre. Hay quien me echa la culpa y todo de haberle pegado mi afición por ellas hasta tal punto de volverse medio adicto. Le comprendo perfectamente. ¿Quién no ha tenido mono alguna vez de patatas fritas? Yo lo sufro con bastante frecuencia y para bajarmelo siempre utilizo esta receta. Con ella se consiguen unas patatas fritas perfectas, crujientes, sin necesidad de recurrir a las precocinadas industriales, que normalmente utilizan grasas menos saludables.

Para poder hacer unas patatas fritas perfectas sólo hay que controlar cinco puntos clave. Primero, que sean una variedad especial para freir, parece obvio, pero muchas veces pasamos por alto este punto. Segundo, lavarlas una vez cortadas, dejarlas en remojo para quitarles el almidón, ya que es este último el que impide que queden crujientes, y secarlas muy bien. Tercero, freírlas en pequeñas tandas. Cuarto, dejarlas enfriar completamente. Finalmente, freírlas otra vez a temperatura superior, lo que hará que queden crujientes por fuera y tiernas por dentro. No hay más secreto.

Receta de patatas fritas perfectas

Valoración: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil
 
Clasificado en: Patatas receta
Etiquetas:
 
 

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Paula dice:

    A mí madre le quedan crujientísimas y perfectas, doradas, pero no quemadas, y todo ese rollo que las hace inmejorables, yo nunca lo he consegido, al horno me quedan bien, crujientes incluso, pero fritas, entre que apenas lo intento, y que cuando lo he hecho me he pasado o quedado corta de fuego…

    Lo de lavarlas y secarlas lo hago siempre, porque vaya si se nota respecto a la gente que no lo hace… Pero lo de la doble fritura, que he visto muchas veces, al final nunca lo hago, ¡qué perezosa!

    A ver si al final me animo, que hoy me lo ha recordado ver estas aquí (aunque, entre nosotros, y sin ofender, no serán tan buenas como las de mi madre, que no serán tan buenas para ti como las de la tuya :P).

    Genial, por cierto, la idea de congelarlas después del primer cocinado, podemos hacer buena cantidad, y ahorrarnos comprarlas cogeladas, que yo lo hago muchas veces :P

    • estoyhechouncocinillas dice:

      Hola Paula:

      No te preocupes, entiendo perfectamente que nadie puede reemplazar las comidas de una madre… ;-)
      No obstante, te animo a que salgas de tu pereza y le des la doble fritura. De verdad, se nota, y las mejora mucho. A ver si así dejas de compar las congeladas, que son el mal :)

      Un saludo y muchas gracias por el comentario.