Receta de ajoblanco malagueño

 

Cómo elaborar ajoblanco malagueño. Una de las sopas frías estrellas del verano. A base de ajo, almendras y miga de pan. Receta fácil paso a paso.

Ajoblanco malagueño

Aparte del gazpacho andaluz y el salmorejo cordobés, otra de las sopas frías de las más consumidas en verano es el ajoblanco malagueño. Para quienes no lo conozcan, el ajoblanco malagueño se elabora a base de ajo, almendras y miga de pan, aliñado con un buen aceite de oliva virgen extra y un buen vinagre. Además, se puede acompañar con unas uvas moscatel o unos trozos de melón, entre otros. ¡Está buenísimo! Hoy en día existen numerosas variaciones «más modernas» de este plato, pero en este artículo nos quedamos con la receta tradicional.

¿Quieres saber cómo hacer ajoblanco malagueño?

La receta para preparar un ajoblanco malagueño es muy fácil. Si bien, los ingredientes son diferentes, el proceso se asemeja un poco a la elaboración del gazpacho pues, en resumen, consiste en triturarlo todo junto con la batidora y luego dejarlo enfriar.

Ajoblanco malagueño (ingredientes)

Por último, hay que remarcar que, al igual que para el resto de gazpachos y sopas de este tipo, para disfrutar de todo su sabor, el ajoblanco se debe consumir muy frío. Así es como mejor está.

Aquí está la receta:

Ajoblanco malagueño
Imprimir

Receta de ajoblanco malagueño


Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 200 g de almendras peladas
  • 2 dientes de ajo
  • 150 g de miga de pan duro
  • 750 ml de agua
  • 75 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 25 ml de vinagre de vino blanco
  • 1 cucharadita de sal
Para acompañar:
  • Uvas moscatel o melón

Elaboración

  1. La noche anterior, poner en remojo las almendras peladas y guardarlas en la nevera. Este paso es opcional, pero ayuda a mejorar la textura del ajoblanco.
  2. En el momento de la preparación, escurrir las almendras y meterlas en el vaso de la batidora.
  3. Poner en remojo la miga de pan un rato, hasta que esté bien empapada.
  4. Pelar los dientes de ajo y quitarles el tallo que tienen en el interior. Meterlos también en el vaso de la batidora.
  5. Añadir la sal y triturar a potencia máxima hasta obtener una pasta lisa.
  6. Escurrir el pan y agregarlo dentro del vaso de la batidora. Triturar de nuevo a potencia máxima, hasta que esté todo bien mezclado.
  7. Sin dejar de batir, incorporar el aceite de oliva virgen extra poco a poco, en forma de hilo. Se trata de hacer una emulsión.
  8. Seguidamente, añadir los 750 ml de agua y mezclar bien.
  9. Aliñar con las 2 cucharadas de vinagre.
  10. Probar y rectificar de sal y de vinagre si fuera necesario.
  11. Dejar reposar en la nevera al menos un par de horas. O en el congelador para acelerar el proceso.
  12. Y ya está. En el momento de servir, mezclar bien de nuevo, servir en tazones individuales y acompañarlo con unas uvas moscatel o unos trocitos de melón. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • Para degustar el ajoblanco más fácilmente, yo suelo quitarle las pepitas a las uvas de guarnición.
  • Si optas por el melón como acompañamiento, lo puedes cortar en trozos, o también, puedes hacer bolitas con la cuchara específica.
  • En la elaboración del ajoblanco malageño, es bastante importante utilizar una batidora con bastante potencia para obtener al final una textura bastante fina. De lo contrario, te arriesgas a sacar una sopa con una textura poco agradable.
  • Poner las almendras en remojo la noche anterior ayuda a que sea más fácil triturarlas y se mejore la textura del ajoblanco.
  • Si lo vas a consumir rápido, realiza el ajoblanco con agua bien fría.
  • El ajoblanco sabe bastante a ajo, si te gusta mucho, añádele un diente más, si no, para obtener un sabor muy suave, añade sólo la mitad del ajo indicado en la receta.
  • La medida de agua se corresponde a la cantidad que normalmente suelo hacer. Dependiendo de cómo a ti te guste el ajoblanco, puedes añadir más o menos agua.
  • Si necesitas pelar las almendras, pon a hervir agua en un cazo y cuando hierva añade las almendras y tenlas 1 minuto. Escúrrelas. La piel se quitará con facilidad.

 

Ajoblanco malagueño (receta)

Ahora ya sabes cómo hacer ajoblanco malagueño

¿Te ha gustado la receta? Espero que te animes a probarla. Ya verás que para la cena queda de lujo. Y el sabor de las almendras con el ajo es pura delicia.

No dudes en dejarme un comentario para contarme qué te ha parecido. Tanto si te ha gustado, como si no, puedes dejarme tu opinión. También me gusta que me dejes tus sugerencias y, si tienes dudas, no te cortes y pregunta. Estaré encantado de ayudarte.

Para terminar, si eres fan de las sopas frías, te invito a que me dejes tu apoyo regalándome un «me gusta» y compartiendo esta receta de ajoblanco malagueño en tus redes sociales.

Si eres cocinillas y te gustan las recetas de cocina fáciles para cada día, te invito a unirte a mi página de Facebook y a seguirme en Twitter e Instagram, para no perderte ningún detalle. ¡Ya verás como vamos a cocinar rico!

¡Hasta pronto!

 

 

 

 

 

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.