Saltar al contenido
Estoy hecho un Cocinillas

Receta de lasaña de espinacas, ricotta y mozzarella

Lasaña de espinacas y ricotta

¡Hola, cocinillas! Hoy te traigo esta lasaña de espinacas, ricotta y mozarella que nada tiene que envidiar a la lasaña de carne.

Sí, ya se que en el título pone ricotta, pero lo que yo suelo suelo utilizar en mi cocina es más bien este requesón, producto de mi tierra Extremadura, que se asemeja muchísimo a la elaboración italiana y queda genial en la lasaña.

¿Quieres saber cómo hacer lasaña de espinacas?

Para preparar esta lasaña de espinaca y ricotta lo que vamos a hacer es un relleno mezclando la ricotta con queso y huevo. A esta mezcla le añadiremos las espinacas rehogadas con ajo.

Lasaña de espinacas y ricotta (receta)

Ya sólo nos queda montar la lasaña. Yo tengo una fuente que me va super bien pues tiene forma de tres placas de lasaña y me da para hacer tres pisos de relleno, lo que va genial para 4 porciones.

En el blog también encontrarás la lasaña de carne y queso o la lasaña de pollo. Si no, también tienes los canelones catalanes o los canelones de pollo.

Aquí está la receta:

Lasaña de espinacas y ricotta

Receta de lasaña de espinacas, ricotta y mozzarella

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 500 g. de espinacas frescas (300 si son congeladas)
  • 12 placas de lasaña
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 6 láminas de lasaña (unos 100 g. aprox.)
  • 250 g. de ricotta (o requesón)
  • 75 g .de queso parmesano rallado
  • 150 g. de mozzarella rallada
  • 1 huevo campero
  • Sal y pimienta negra molida
Para la bechamel:
  • 15 g. de mantequilla
  • 15 g. de aceite de oliva virgen extra
  • 30 g. de harina de trigo de todo uso
  • 500 ml de leche entera
  • 1 pizca de nuez moscada molida
  • Sal y pimienta
Para servir:
  • Tomate frito casero (para untar la base)
Material:
  • Fuente para horno (del tamaño de 3 placas de lasaña)

Elaboración

  1. Lavar bien las espinacas y escurrirlas. Trocearlas.
  2. Pelar los ajos y picarlos muy fino.
  3. Ponerlas a calentar a fuego fuerte en una sartén grande con la cucharada de aceite. Cuando hayan reducido su tamaño, y estén casi secas, añadir el ajo picado, mezclar bien.
  4. Sazonar con sal y pimienta al gusto, retirar del fuego y reservar.
  5. En un gran bol, batir la ricotta junto con el huevo, la mozzarella y 50 g. del queso parmesano. Salpimentar.
  6. Incorporar las espinacas a la mezcla de ricotta y mezclar bien. Reservar.
  7. Preparar la bechamel. Poner a calentar el aceite de oliva junto con la mantequilla hasta que esta última se derrita. Espolvorear la harina y dejar que se cocine por un par de minutos para que pierda el sabor a crudo. Incorporar la leche y batir enérgicamente con unas varillas. Calentar hasta que espese (debe quedar algo líquida). Sazonar con sal, pimienta y nuez moscada al gusto.
  8. Preparar las placas de lasaña según las instrucciones del fabricante.
  9. Precalentar el horno a 170 ºC.
  10. Montar la lasaña. Untar el fondo de la fuente con una fina capa de bechamel. Disponer una capa de placas de lasaña y luego ⅓ del relleno de ricota y espinacas. Luego una fina capa de bechamel, otra de placas y otra de relleno. Repetir. Terminar con una capa de bechamel.
  11. Espolvorear con los otros 25 g. del queso parmesano rallado.
  12. Hornear a media altura unos 30 minutos, o hasta que la superficie se haya dorado al gusto.
  13. Dejar que repose fuera del horno unos 10 minutos.
  14. Y ya está. A mi me gusta ponerle una capa de tomate frito casero caliente en los platos y servir la porción de lasaña de espinacas encima. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • El tomate frito es opcional.
  • La bechamel debe quedar con consistencia de natillas líquidas.
  • La ricotta también se puede sustituir por queso crema.
  • Puedes sustituir la mantequilla de la bechamel por más aceite de oliva.
  • Si lo deseas, puedes ponerle una mezcla de quesos para gratinar en lugar de sólo parmesano.
  • Si utilizas las espinacas congeladas, sigue las instrucciones de preparación del fabricante.

 
Clasificado en: receta

Ahora ya sabes cómo hacer lasaña de espinacas

¿Te ha gustado la receta? Espero que te animes a prepararla. Ya verás como no tiene nada que envidiar a la de carne.

No dudes en dejarme un mensaje para contarme qué te ha parecido, si te ha surgido alguna duda o si deseas compartir tus sugerencias.

Para terminar, si te gustan las recetas con espinacas, te invito a que dejes tu voto de apoyo al blog con un «me gusta» y compartiendo esta deliciosa lasaña de espinacas en tus redes sociales.

Si eres cocinillas y te gustan las recetas de cocina fáciles para cada día, te invito a unirte a mi página de Facebook y a seguirme en Twitter e Instagram, para no perderte ningún detalle. ¡Ya verás como vamos a cocinar rico!

¡Hasta pronto!