Saltar al contenido
Estoy hecho un Cocinillas

Receta de patatas fritas perfectas. Cómo hacer unas buenas patatas fritas.

Patatas fritas perfectas. Cómo hacer unas buenas patatas fritas.

Cómo freír patatas. Las patatas fritas caseras han sido una de mis comida favoritas desde siempre. Hay quien me echa la culpa y todo de haberle pegado mi afición por ellas hasta tal punto de volverse medio adicto. Le comprendo perfectamente.

¿Quién no ha tenido mono alguna vez de patatas fritas? Yo lo sufro con bastante frecuencia y para bajármelo siempre utilizo esta receta. Con ella se consiguen unas patatas fritas perfectas, crujientes, sin necesidad de recurrir a las precocinadas industriales, que normalmente utilizan grasas menos saludables.

¿Quieres saber cómo hacer unas patatas fritas perfectas y crujientes?

Para poder hacer unas patatas fritas crujientes sólo hay que controlar seis puntos clave. Primero, que sean una variedad especial para freír, parece obvio, pero muchas veces pasamos por alto este punto. Segundo, cortarlas lo más regulares posible (para este paso ayuda mucho una máquina para cortar patatas).

Patatas bintje. Cómo hacer unas buenas patatas fritasTercero, lavarlas una vez cortadas y dejarlas en remojo para quitarles el almidón, ya que este último es el que impide que queden crujientes, y secarlas muy (muy) bien. Cuarto, freírlas poco a poco, que puedan moverse bien por el aceite. Quinto, dejarlas enfriar completamente. Y sexto, freírlas otra vez a temperatura ligeramente superior, lo que hará que queden unas patatas fritas crujientes por fuera y tiernas por dentro. No hay más secreto.

Aquí está la receta:

Patatas fritas perfectas. Cómo hacer unas buenas patatas fritas.

Receta de patatas fritas perfectas. Cómo hacer unas buenas patatas fritas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Personas: 4 Tiempo: Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 1 kg de patatas, peladas o no, según prefieras, pero que sean especiales para freír (por ejemplo de la variedad bintje)
  • 1 l de aceite de oliva suave o de girasol
  • Sal

Elaboración

  1. ¿Cómo cortar patatas fritas? Para que se hagan todas por igual, conviene cortar las patatas lo más regulares posible. Primero se corta cada patata en rodajas a lo largo y del mismo grosor. Luego, se corta cada rodaja en bastones iguales. Para ahorrar tiempo en este paso, viene muy bien una máquina de cortar patatas.
  2. En un gran bol, lavar las patatas cortadas y escurrir el agua.
  3. Repetir el paso 2 un par de veces más.
  4. Dejar las patatas en remojo con agua fría al menos unos 10 minutos.
  5. Escurrir las patatas y secar bien con un paño de cocina limpio y bien absorbente.
  6. Calentar el aceite en la freidora a 150 ºC.
  7. Freír 1/4 de las patatas de 8 a 10 minutos. Remover un poco un par de veces durante la fritura para evitar que se peguen unas a otras. Reservar.
  8. Repetir los pasos 7 y 8 otras tres veces más hasta haber frito a 150ºC todas las patatas.
  9. Dejar enfriar al menos 30 minutos. En este punto se podrían dejar enfriar y congelarlas.
  10. Para obtener patatas fritas crujientes, darles una segunda fritura.
    1. Calentar el aceite a 175-180ºC.
    2. Freír 1/4 de las patatas un par de minutos o hasta que estén doradas al gusto. No olvides removerlas un poco para que no se frían pegadas. Reservar.
    3. Repetir los dos pasos anteriores hasta terminar todas las patatas.
  11. Y ya está. Salar al gusto justo antes de servir. ¡Buen provecho!

Sugerencias, trucos y consejos

  • El secreto para unas patatas fritas crujientes es la temperatura del aceite. Para controlar la temperatura del aceite conviene utilizar una freidora pues mantendrá el aceite a la correcta temperatura. También se puede usar un termómetro para frituras.
  • Con el aceite de girasol quedarán algo más crujientes. Pero un rico aceite de oliva también vale.
  • ¿Como congelar patatas para freír? Se pueden congelar las patatas después de la primera fritura y una vez frías (paso 9). Así las tendremos listas para cuando las queramos usar. Lo mejor es ponerlas a congelar en una bandeja sin que se toquen, para que al congelarse no se queden pegadas. Una vez congeladas por completo se pueden pasar a una bolsa con cierre hermético y guardarlas en el congelador hasta que las vayamos a freír.
  • El aceite no debe pasar de los 180ºC. Si empieza a humear, es que el aceite se ha quemado y hay que desecharlo pues se habrán formado sustancias tóxicas.
  • Las patatas fritas caseras quedan genial para acompañar ragú, pollo al chilindrón, estofados, hambuguesas, perritos, o albóndigas… o simplemente, acompáñalas con tus salsas preferidas.
  • En el blog encontrarás unas cuantas recetas de patatas fritas caseras. Pruéba las gratinadas con bacon y queso o con una vinagreta de ajo y perejil. Y cómo no… Con unos huevos fritos con patatas y chorizo.

 
Clasificado en: Patatas receta

Huevos fritos con patatas y chorizo

Ahora ya sabes cómo hacer unas buenas patatas fritas crujientes.

Si eres cocinillas y te gustan las recetas de cocina fáciles para cada día, te invito a unirte a mi página de Facebook y a seguirme en Twitter e Instagram, para no perderte ningún detalle. ¡Ya verás como vamos a cocinar rico!

¡Hasta la próxima receta!

Foto: Jupacri, Haydn Blackey

[/donotprint]